Junio 24, 2021
Clima
11°c Máxima
10°c Mínima

Transporte público vulnerable a parálisis inminente

Ante la falta de liquidez de las empresas, por operar más de 14 meses en números rojos.

Julio César Zúñiga Mares/Toluca

Foto: Arturo Hernández

A falta de medidas gubernamentales transitorias de mitigación de impacto financiero, que garantice la efectiva prestación del servicio público para la reactivación económica local, el transporte público urbano es en estos momentos vulnerable a una parálisis inminente con las dramáticas consecuencias sociales y económicas que ello implicaría, ante la falta de liquidez que padecen las empresas tras operar más de 14 meses en números rojos.

Este impacto económico “sin precedentes” que han dejado los más de 14 meses de “quédate en casa”, para el presidente del Consejo de Administración de Servicios Urbanos y Suburbanos Xinantécatl, Alejandro Hernández Torres, representa un riesgo de retroceso en los procesos de modernización del transporte, ya que se han tenido que devolver algunas unidades a las instituciones que les otorgaron el financiamiento por no cumplir con la amortización en tiempo y forma.

“Muchos de los socios de la empresa que represento, incluido yo, hemos tenido que vender autos, terrenos y demás patrimonio familiar para sufragar gastos de operación, hemos tenido que canibalizar unidades que tenemos paradas para refaccionar los autobuses que están circulando, y aún así, en algunos casos las financieras han recogido varias unidades por falta de pago”, apuntó.

Hernández Torres explicó que cuando inicio “el distanciamiento social”, no sólo tuvieron que reducir sueldos y la operación al 50 por ciento de las unidades pues la captación de usuarios cayó más allá del 80 por ciento, sino que tuvieron que negociar con las financieras con las que renovaron el parque vehicular, una reestructuración de sus deudas; sin embargo, ante la situación que generó la pandemia, se dejó de pagar con regularidad, fue aumentando el monto de la deuda y ahora pagan intereses extraordinarios que no les permite disminuir el monto del crédito original un solo peso.

“Hemos solicitado que cuando menos, el gobierno nos auxilie con Nafin para que a través de uno de sus programa de saneamiento adquiera nuestras deudas con las instituciones financieras y así poder acceder al pago de gravamenes menos asfixiantes, lo que nos daría la oportunidad de seguir haciendo los pagos fijos de armortización, sueldos y demás erogaciones relacionadas con la seguridad social de los trabajadores, entre otros”, indicó.

Al formular una prospectiva, Alejandro Hernández Torres hizo la observación de que en semáforo rojo de 2020 cayó a un 25 por ciento la ocupación por unidad y en semáforo naranja llegó a 35 por ciento para luego regresar en diciembre al 25 por ciento, pero en lo que va del 2021 siguen en 30 por ciento de captación de usuarios no obstante que ya estamos entrando a semáforo verde, por lo que  aún cuando se restablezcan las clases presenciales, considera que habrán de pasar más de dos años para poderse recuperar totalmente de la situación económica adversa por la que hoy atraviesan.

Advierten sobre el retroceso en los procesos de modernización del transporte. Señalan que en algunos casos las financieras han recogido varias unidades por falta de pago

Durante la pandemia la ocupación era menor a 20 por ciento de la capacidad instalada por unidad.