Septiembre 15, 2019
Clima
26°c Máxima
23°c Mínima
Dólar
Compra 0.00
Venta 0.00
Euro
Compra 0.00
Venta 0.00

Políticos de carrera, en el desencanto

IMPULSO/Agencia SUN

Bélgica

No es fácil ser político de carrera hoy en día en Europa, en donde parece que es más fácil avanzar hacia la cúpula del poder viniendo de afuera que de un partido hegemónico.

Al menos esa fue la lección de los últimos comicios celebrados en Eslovaquia y Ucrania, en donde las personalidades más valoradas por los electores fueron novatos de la política y no personajes provenientes del status quo político.

Volodymyr Zelensky, una celebridad del teatro y la televisión, se impuso el pasado 21 de abril ante el presidente saliente Petro Poro- shenko. El humorista de 41 años asumirá la presidencia ucraniana teniendo como única experiencia el papel que desempeñó en la serie de televisión Siervo del pueblo, en el que representó a un profesor de Historia que se convierte en mandatario por casualidad.

En tanto, en las presidenciales de Eslovaquia dio la campanada Zuzana Caputova, una abogada de 45 años sin experiencia política, quien dejó en el camino al vicepresidente de la Comisión Europea y cercano al partido gobernante socialdemócrata, Maros Sefcovic.

“Ambos casos son semejantes hasta cierto punto, lograron capitalizar el elevado nivel de insatisfacción hacia la clase política y los que ostentan el poder”, asevera a EL UNIVERSAL Gustav Gressel, experto del European Council on Foreign Relations (ECFR).

“También son similares en el sentido de que no tenían vínculos con la clase política, pero sí eran dos personalidades bien conocidas por la población, uno como comediante crítico de la política y otro como paladín de la lucha contra la corrupción”, sostiene.

El analista afirma que el éxito está en haber esperado el momento indicado para colocarse en el tablero electoral como “el comodín”; es decir, aguantaron su candidatura hasta que la mayoría de la población demandó una figura diferente a los integrantes del sistema político establecido, tal y como ocurrió con Emmanuel Macron en las presidenciales de Francia en 2017.

Florece populismo liberal. El politólogo de la Universidad de Warwick, James Brassett, considera que los resultados en los países de Europa del Este representan un fenómeno que va más allá de la apuesta por dos figuras ajenas al modelo político tradicional.

“Podríamos estar presenciando el auge del ‘populismo liberal’, una forma híbrida que reafirma el poder emocional de los valores liberales, al tiempo que atrae a nuevos grupos, a través de mensajes innovadores”, precisa a este diario.

Sostiene que Caputova y Zelensky son modelos que muestran “frescura”, al presentarse como versiones alternativas a la percepción del político de carrera, pero al mismo tiempo su discurso es marcadamente centrista, enfocado en temas como transparencia, lucha contra la corrupción, derechos y equidad.

“La clave fue en ajustar las formas, más que en la sustancia. De manera que, ¿podrían verse las elecciones en Ucrania y Eslovaquia como un giro contra la ola de populismo y nacionalismo que tanto ha preocupado a los líderes de la Unión Europea?”, se pregunta el estudioso del Departamento de Estudios Internacionales y Políticos.

La rapidez con que lograron colocarse en las preferencias electorales sugiere que inexpertos de la política podrían ser mucho más eficientes en abrirse paso que los políticos tradicionales en futuras contiendas.

Mejor un humorista. Del caso de Zelensky se desprende otra lección: la sátira y el humor puede ser una herramienta mucha más exitosa que los métodos tradicionales para llegar al electorado desencantado.

Como precedente está el personaje del entretenimiento Beppe Grillo, cuyo movimiento Cinco Estrellas, comparte hoy gobierno en Italia con los ultras de La Liga.

“No hay duda de que los comediantes parecen ser cada vez más exitosos en la política. Poseen una habilidad efectiva para la comunicación política. Podríamos referirnos a su trabajo profesional, que implica conocer a la audiencia, lidiar con provocadores, de otra manera, como la práctica efectiva del estadismo [effective statecraft]”, dice Brassett.

“La cultura meme, la diplomacia hashtag y el aumento de la alfabetización satírica significan que la comedia es cada vez más una forma de hacer política, un lenguaje de comunicación política”, sostiene.

Nuevos actores, mismos retos. Caputova tiene por delante la misión de crear las condiciones para que el gobierno eslovaco rinda cuentas ante escándalos de corrupción.

A pesar que las competencias del Ejecutivo en Eslovaquia son limitadas, tendrá el poder de elegir a los máximos responsables del Poder Judicial; así que en ese dossier deberá demostrar que el público no se equivocó en apostar por una personalidad que ofreció actuar con rectitud.

“La situación de Zelensky es más complicada, aún tiene por delante pelear otra batalla, si quiere estar en una posición en la que pueda actuar”, afirma Gustav Gressel.

En Ucrania, el sistema es semipresidencial: el gobierno requiere del apoyo parlamentario para cumplir con sus promesas, entre otras, reestablecer la paz en la región del Dombás y erradicar la endémica corrupción de las élites.

Está previsto que en octubre tengan lugar las elecciones legislativas. Los sondeos estiman que el partido que está formando Zelensky obtenga alrededor de 30%, lo que implicará que necesite del apoyo de otros dos grupos parlamentarios para formar gobierno.