Febrero 28, 2021
Clima
29°c Máxima
29°c Mínima

Pierde sector restaurantero 100 mil empleos: CANIRAC

El Estado de México es la entidad que más aporta a nivel nacional, equivalente al 2% del PIB, algo así como 50 mil millones de pesos y la pérdida para el sector restaurantero es de 35 mil millones de pesos en tan solo 130 días que se ha cerrado.

: La recuperación del Sector Restaurantero será a largo plazo, en el 2009 con la pandemia del H1N1, se cerró 17 días y se tardo dos años en recuperase

Luis Miguel Loaiza/Toluca

Con un registro provisional de 20 mil unidades económicas que tuvieron que cerrar y pérdidas que le significan al gobierno del Estado de México dejar de percibir 50 mil millones de pesos, lo que afecta al Producto Interno Bruto (PIB), el sector restaurantero busca lograr que el gobierno estatal sea flexible con los medianos, pequeños y micro empresarios de la comida adheridos a la  Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados en el Estado de México (CANIRAC), informó su presidente Mauricio Massud Martínez.

En l primer periodo de cierre el 23 de marzo 10 mil unidades cerraron eventual o definitivamente con lo que se perdieron 50 mil empleos directos y en este segundo cierre, en tan solo tres semanas, se ha registrado la misma cantidad de negocios que ya no pudieron seguir, es decir otros 10 mil restaurantes, cocinas y demás micro negocios tuvieron que cerrar y otros 50 mil empleos fijos se perdieron, con lo que ya suman 100 mil las personas desempleadas y si multiplicamos esa cantidad por lo menos por cuatro integrantes de cada familia la suma es escandalosa.

El empresario señaló que el anuncio de apoyos crediticios anunciados el año pasado en los que el gobierno mexiquense aportaría una cierta cantidad y Nacional Financiera aportaría a través de una cédula, pero al llegar a la banca comercial, que finalmente es quien otorga el crédito, el 95 por ciento de los solicitantes fracasó pues ésta, consideró al sector restaurantero era de alto riesgo, por lo que el famoso apoyo fue nulo.

El problema, dijo Massud Martínez, es que la mayoría de afiliados a la Canirac son Micro, pequeñas y medianas empresas (Mipimes) y se vive como e dice coloquialmente, al día, por lo que una importante cantidad de ellos, han terminado con sus ahorros y no se tiene la solvencia para seguir pagano rentas, sueldos, agua, luz, etc.

Por otra parte, según las estadísticas internas de Canirac, otro 15 por ciento de los afiliados han expuesto su situación de casi quiebra financiera por los mismos conceptos, por lo que e más que urgente un replanteamiento en las condicione anunciadas para la reapertura de negocios.

Es absurdo, señaló, que se pretenda que quienes están descapitalizados tengan que invertir en carpas o adecuaciones a espacios abiertos, exponiendo a los comensales a la inseguridad o a afectarse en esta época de fríos a enfermedades respiratorias.

Otro punto importante, tocante a la propagación del Covid-19 es que cuando se permitió la apertura con las medidas sanitarias adecuadas, registramos un contagio en personal que labora en estos centros del 1 por ciento y ahora en tres semanas de cierre, en personal que tuvo que salir a buscar oportunidades de empleo se registró un aumento considerable de casos de contagios.

Hasta antes de la pandemia, dijo el líder empresarial, se tenía un registro de 70 mil unidades económicas, ahora a 130 días de cierre, ha disminuido a 50 mil y se requiere de por lo menos dos años, mejorando las condiciones de apertura, para recuperar las ventas y de varios años para que cada establecimiento se recupere económicamente.

Recordó que el Estado de México es la entidad que más aporta a nivel nacional, equivalente al 2% del PIB, algo así como 50 mil millones de pesos y la perdidas para el sector restaurantero es de 35 mil millones de pesos.

En próximas reuniones con el gobierno estatal se intentará que exista flexibilidad en las autoridades pues además de lo ilógico de las condiciones hay otro obstáculo enfrente, refiriéndose a la competencia desleal con el comercio ambulante, a quienes no se les obliga a acatar las medias sanitarias y ellos no invierten como el comercio establecido que, además paga impuestos federales, estatales y municipales.

“Es absurdo, señaló, que se pretenda que quienes están descapitalizados tengan que invertir en carpas o adecuaciones a espacios abiertos, exponiendo a los comensales a la inseguridad o a afectarse en esta época de fríos a enfermedades respiratorias”.

MAURICIO MASSUD MARTÍNEZ

Presidente de CANIRAC Estado de México