Febrero 18, 2020
Clima
24°c Máxima
21°c Mínima
Dólar
Compra 0.00
Venta 0.00
Euro
Compra 0.00
Venta 0.00

Moverse para nombrar

IMPULSO / Cdmx

El artista como puente entre lo móvil y lo inmóvil y la pieza de arte como evidencia de movimiento y cambio es lo que se presenta a través de la exposición Moverse para nombrar de la artista mexicana Galia Eibenschutz (Ciudad de México, 1970), continúa su periodo de exhibición en el tercer piso del Museo de Arte Carrillo Gil, la cual finaliza el próximo 19 de enero.

La muestra, que reúne objetos, dibujos hechos directamente en muro, así como obra de gran formato y video, es un recorrido peculiar que, a través de lo que a primera vista puede considerarse estático, captura el movimiento, lo refleja y lo proyecta.

Moverse para nombrar, curada por Anel Jiménez, es una selección de obras generadas en la última década por la también bailarina y performer mexicana, con las cuales establece un puente entre las artes plásticas y su relación con el movimiento a través de un trabajo colectivo, como se puede ver en los videos CinéticosCírculos, Silueta y dibujo con vestidoGeometría, ritmo y color I.

También presenta una serie de obras bidimensionales de gran formato, como la serie Árbol después del árbol, dibujos en sucesión del I al V, de pastel sobre lienzo, que a pesar de su aparente inmovilidad son una descripción del movimiento a través del cambio. En los lienzos se puede ver la forma de árboles secos, metáforas de lo que se mueve y transforma a través del tiempo, como cuerpos dinámicos en permanente pose de baile.

Entre las piezas están Hemisferio izquierdo-hemisferio derechoCorazón, manos, eje arriba-abajo y Sucesión de compás brazos, que en un contraste blanco-negro y a través de líneas zigzagueantes, horizontales o en espiral, expresan círculos, forma geométrica que por excelencia atrapa el movimiento en un infinito devenir de continuidad.

El artista como puente entre lo fijo y el movimiento queda constatado en los diversos dibujos realizados en los muros del recinto, líneas que evidencian el trayecto que traza un cuerpo en movimiento, rutas que quizá el visitante atento pueda descubrir y que también quedan como huellas del proceso creativo.

La muestra se concibe con carácter transdisciplinar: por un lado, el trabajo de la artista dialoga con diferentes disciplinas artísticas y, por otro, la propuesta curatorial plantea una unidad con la selección de las piezas que marcan su propia lógica en el espacio museístico.