Septiembre 21, 2020
Clima
12°c Máxima
12°c Mínima
Dólar
Compra 0.00
Venta 0.00
Euro
Compra 0.00
Venta 0.00

Jóvenes piden servicios financieros estilo Big Tech

IMPULSO/Agencia SUN
Ciudad de México
La mala experiencia de los servicios que ofrece la banca tradicional en México, tanto en canales físicos como digitales, no convence a los usuarios, principalmente a los más jóvenes, quienes buscan un servicio similar a los de gigantes globales como Amazon o Google.
De acuerdo con Rafael Roncancio, director de Industria y Servicios Financieros en Capgemini de México, si bien la banca  ha invertido y tratado de mejorar sus servicios, no se evalúa como experiencia positiva por parte de sus usuarios, pues el grado de satisfacción es de 33%. “El parámetro que tienen los consumidores es el de las grandes empresas de tecnología (Big Tech) respecto a cómo usar e interactuar con los servicios financieros, de manera  fácil y orientada”.
Explicó que los desarrollos de empresas financieras tecnológicas que han introducido al mercado productos novedosos y la plataforma Cobro Digital (CoDi), muestran alternativas para mejorar la experiencia de los usuarios.
Para el especialista, más allá del riesgo que representan para los servicios financieros tradicionales la oferta de los gigantes tecnológicos, es necesario que los bancos opten por la colaboración con empresas, con el objetivo de mejorar la experiencia de sus clientes.
El especialista ejemplificó con casos como Amazon o Apple que se han aliado con firmas financieras tradicionales para ofrecer otra alternativa de servicios financieros. “Vemos casos concretos donde la banca a nivel global ya está integrándose con las empresas financieras tecnológicas. En el caso de México ya existe una tarjeta digital recargable de Amazon que permite realizar transacciones financieras”, dijo.
Actualmente, los usuarios de servicios financieras buscan menor interacción con las firmas tradicionales y una respuesta inmediata en sus servicios, principalmente en medios de pago para realizar transacciones de comercio electrónico.
Sin embargo, todavía existen temores sobre la seguridad de este tipo de productos ante los riesgos de fraude, lo cual es el principal reto para las instituciones tradicionales.