Mayo 24, 2022
Clima
22°c Máxima
22°c Mínima

Inflación pega a restauranteros

  • El presidente de Canirac en la entidad Mauricio Massud Martínez señaló el incremento en el costo de insumos de 25% en promedio, carne, frutas y verduras, incluso bebidas alcohólicas.

El sector restaurantero del Estado de México, uno de los más golpeados por la pandemia de Covid-19, ha tenido incrementos de 25% en el costo de los insumos, lo cual los obliga a elevar el costo de los menús; situación que afecta a los empresarios del ramo, pero también a los consumidores, deploró el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en el Estado de México, Mauricio Massud Martínez.

El dirigente empresarial refirió que en la entidad mexiquense existen más de 70 mil unidades económicas pertenecientes al rubro restaurantero, quienes concluyen el 2021 con un panorama poco alentador, no sólo por la falta de liquidez en la ciudadanía y bajo consumo, sino por el impacto que ha traído consigo la inflación que acumula 7%.

Ante ello, indicó que en cuanto inicie el 2022, tendrán que realizar ajustes en el costo de sus menús; de manera que puedan hacer frente a los altos costos en que se encuentran algunas legumbres y frutas, así como el aceite, la carne y hasta las bebidas alcohólicas, ya que, en los vinos de importación, el aumento oscila entre 15 y 18%.

Expectativas poco alentadoras, estiman recuperación del sector para segundo semestre de 2022.

Por tanto, comentó que los altos precios de la canasta básica podrían impactar en más de 4% del costo actual de los menús, aunque puede alcanzar mayores porcentajes de aumento. No obstante, analizarán platillo por platillo con el fin de generar la menor afectación al bolsillo de los consumidores.

Massud Martínez manifestó que los afiliados a Canirac consideran que será hasta el segundo semestre del 2022, cuando estarán en posibilidades de regresar al nivel de ventas que se tenía en 2019, previo al inicio de la emergencia sanitaria.

El dirigente empresarial señaló que muchas personas son cautelosas con sus gastos, por lo que un incremento generalizado podría provocar que un restaurante salga de la competencia y del mercado, con lo cual afectaría aún más al sector.

Temen que el impacto del alza generalizada de precios impacte negativamente en el menú y dejen de ser competitivos propiciando el cierre de establecimientos.

Pese a ello, comentó que en este mes se ha logrado la apertura de algunos establecimientos y comienzan a darse signos de recuperación, principalmente, a lo largo de diciembre, aunque el retorno a la normalidad, todavía se vislumbra lejano, pero los empresarios del ramo están trabajando para atraer a los comensales.

Asimismo, enfatizó que el sector restaurantero se ha apegado a las exigencias sanitarias, de manera que se cumple con los protocolos para evitar contagios y para que los consumidores se sientan seguros al consumir en sus establecimientos.