Junio 24, 2021
Clima
12°c Máxima
10°c Mínima

Incertidumbre en el transporte público

Con siete meses trabajando a 15 por ciento de su capacidad instalada, hoy teniendo un semáforo epidemiológico en amarillo, las empresas luchan por sobrevivir

El presidente de la Canapat delegación Estado de México, Odilón López Nava señala que los daños aún son incuantificables pues sigue existiendo el riesgo mientras no haya una vacunación total.

Para los transportistas la recuperación iniciará cuando acabe el confinamiento y se inicien las actividades presenciales, hasta entonces, lo único que pueden hacer es sobrevivir.

Julio César Zúñiga Mares/Toluca

Hoy el estado financiero y operativo de las empresas de transporte público en el Estado de México está muy comprometido y en una situación de supervivencia, afirmó el presidente de la Cámara Nacional del Autotrasporte de Pasaje y Turismo (Canapat) delegación Estado de México, Odilón López Nava, quien advirtió que ante la crisis económica que atraviesan a raíz de la pandemia por Covid-19, se prevé la quiebra de muchas empresas transportistas en los próximos meses.

Al respecto, informó que los momentos de la emergencia sanitaria fueron muy diversos, como los aproximadamente 7 meses de crisis muy fuerte con el semáforo epidemiológico rojo, en los que el autotrasporte colectivo operó tan sólo al 15 por ciento de capacidad por la sana distancia.

Para dar consistencia a su tesis, abundó diciendo que en la Terminal de Toluca donde normalmente hay una movilización diaria de entre 135 a 140 mil personas, en los momentos más difíciles de la pandemia sólo se registró la presencia a lo mucho de 2 mil 500 personas, al igual que el promedio de usuarios que fue de máximo 35 por ciento, por lo que decidieron replegar el parque vehicular y operar con lo necesario para abatir costos.

En cuanto a la planta laboral, resaltó que más que perder sus empleos, muchos trabajadores mejor se retiraron, y ante esta situación, muchos empresarios decidieron tratar de salvar su empresa y no recibir un peso para que el personal udiera llevar el sustento a sus familia; aunque admitió que al menos un 35 por ciento decidió hacerse a un lado y el resto, esperar a ser llamado e irse rotando con otros compañeros para cuando menos tener un ingreso.

Adicionalmente, López Nava subrayó que la economía de las empresas del transporte se basa en la obtención de créditos para adquirir sus unidades con plazos de pagos a cuatro o cinco años, y que hoy al tratar de reestructurar dicha deuda por la crisis económica que atraviesan, en el mejor de los casos se están pagando a ocho años, aunque ya hay casos en los que se han venido embargando los vehículos por el incumplimiento de los compromisos crediticios.

“Pero una verdadera empresa de trasporte no sólo se constriñe a una sola unidad, sino que se requiere de infraestructura como patios de encierro, oficinas administrativas, almacenes de refacciones, entre otros, si se trata de una empresa sustentable, sobre todo porque se desarrollan planes de negocios, y como en cualquier empresa se planifica tanto los ingresos como los egresos acorde a las épocas del año y la derrama económica que implican estas”, añadió.

Ante la pregunta sobre un estimado en la cuantificación de las pérdidas económicas que se han registrado en el transporte público de la entidad por la emergencia sanitaria, el dirigente transportista señaló que en otros momentos la respuesta tendría que ser muy franca y abierta, sin embargo, dijo, en estos momentos no se puede hacer mediciones porque sigue habiendo incertidumbre sobre el futuro inmediato y la posibilidad de más rebrotes.

En este sentido, señaló que si bien ya empezaron las jornadas de vacunación aún es incierto cuándo habrá regreso a las actividades presenciales; que dicho sea de paso, indicó, lo ideal para que el transportista pueda tener una mejor captación  de recursos y una mejor oxigenación para vivir, es a partir de reactivar las actividades presenciales en las escuelas y en la industria.

“Es decir, mientras no iniciemos el día cero con actividades presenciales, hasta este momento lo único que estamos haciendo es tratar de sobrevivir. Nosotros tenemos una actividad esencial y no la vamos a abandonar porque además es lo único que tenemos; es nuestro patrimonio arriesgado en este negocio y el trabajo de muchas generaciones, por eso vamos a tratar de aguantar lo más posible y no vamos a claudicar por compromiso, por convicción y por sobrevivencia”, apuntó.

Odilón López Nava puntualizó que no obstante que las políticas públicas implementadas por el gobernador Alfredo del  Mazo son claras hacia sistemas de transporte sustentable, ese orden se sigue retrasando, lo que trae como consecuencia un nulo avance en materia de transporte público, que es la principal fuente de movilidad para todos los habitantes de la entidad.

En este sentido, hizo un reconocimiento a la decisión de fusionar la Secretaría de Movilidad con la de Comunicaciones, y dejar a cargo al Secretario  Luis Gilberto Limón Chávez, lo que consideró un acierto, pues la infraestructura de comunicaciones y la Secretaría de Movilidad privilegia la implementación y creación de sistemas de transporte y de paso acaba con las inercias que no permitían una movilidad sustentable.

“El transporte colectivo es el transporte sustentable para las grandes ciudades en todo el mundo; de entrada, los Mexibuses son el transporte colectivo que se debe impulsar, es un sistema exitoso del Secretario Luís Limón, aunque debemos estar muy atentos a ciertos liderazgos como exsecretarios de movilidad, políticos, diputados y algunos funcionarios de primer nivel, que son los primeros que le ponen piedras a las políticas sustentables en el Estado de México”, concluyó.