Agosto 21, 2019
Clima
28°c Máxima
19°c Mínima
Dólar
Compra 0.00
Venta 0.00
Euro
Compra 0.00
Venta 0.00

Horizonte Mexiquense

IMPULSO/ Luis Miguel Loaiza Tavera

La Olvidada Salud de los Mexiquenses

Hablar de salud en el Estado de México es hablar de deficiencia, no es por tratar de señalar a la actual administración de Alfredo del Mazo del problema, pues de raíz es de sobra conocido que al arribar a las oficinas de Lerdo, el actual gobernador recibió una instancia con más de 9 mil millones de pesos en adeudos a proveedores y la actual legislatura detectó miles de empleos fantasmas, vulgo aviadores.

La Secretaría de Salud ha tenido que remar contra corriente para revertir la carencia de hasta un 75% en medicamentos, lo ha ido subsanando pero aún falta mucho por investigar. Ahora que se retoma el tema en tribuna y ya sin la presencia del ahora ex titular del OSFEM, de quien se presume tuvo mucho que ocultar en la administración de esta importante área, los actuales diputados tienen nuevamente la obligación de ir al fondo del problema e indagar, documentar y solicitar castigo para quien o quienes lucraron con la salud de los mexiquenses, pues es fácil alarmarse por los malos manejo del ex gobernador de Veracruz Javier Duarte, pero no se detienen a denunciar los abusos cometidos en esta secretaría en el sexenio pasado.

De acuerdo a versiones legislativas, para el pago de esas aviadurías se destinaron más de mil 400 millones de pesos, pero a lo mejor eso solo fue peccata minuta, lo realmente escalofriante es que miles de mexiquenses siguen muriendo por falta de atención a su salud, cuando eso está debidamente plasmado en la Carta Máxima.

Nadie ha dicho nada del porqué sigue sin investigar el destino de los miles de millones de pesos supuestamente destinados para la construcción de mega hospitales que hoy están en el abandono, como la clínica geriátrica en ciudad Nezahualcóyotl, en un predio donado por el entonces gobierno municipal de 5 mil metros cuadrados.

Tampoco se sabe nada del hospital Oncológico de Ecatepec, para el cual se anunció una inversión de casi mil millones de pesos y que está en ruinas, cuando lo lógico es que hubiese ya recursos etiquetados para tal efecto.

El suntuoso hospital de Tlalnepantla de Valle Ceylán y que fue anunciado en el último informe de gobierno de Peña Nieto, sigue inconcluso aún y cuando estaba programado para 2015.

Otro ejemplo es el Hospital municipal de Acolman, comenzó a edificarse el 9 de junio de 2014 con la empresa Ten Infraestructura México, con la que se firmó un contrato por 20.7 millones de pesos, pero en 2017 se contrató a Grupo Marebb, por 29.9 millones de pesos adicionales. Se habla de que se requieren de otros 150 millones para su culminación.
Hablar de que por lo menos 11 hospitales nunca fueron terminados es hablar de la urgente necesidad de una investigación profesional sobre la aplicación de los recursos destinados a tal fin y el castigo al o los responsables.

La LX Legislatura tiene en sus manos el pasar a la historia como la primer bancada (por la mayoría que tiene Morena) que hace justicia o quedar en los anales como otra más que no presionó lo suficiente para que se auditen los recursos, Repito el que no denuncia se convierte en cómplice y espero que no sea este el caso pues no solo son 11 hospitales inconclusos, sino que hay otro número importante de nosocomios que no prestan servicio por falta de médicos, de instrumental, de camas, de medicamentos y hasta de ganas, especialmente en la zona sur del estado de México y en la zona Oriente de la entidad.

Más discursos alentadores no sobran pero acciones legislativas para frenar estos abusos son urgentes.