Octubre 20, 2018
Clima
14°c Máxima
12°c Mínima
Dólar
Compra 18.99
Venta 19.45
Euro
Compra 21.80
Venta 22.55

Horizonte mexiquense

IMPULSO/Luis Miguel Loaiza

Atizapán de Zaragoza en la mira de la Auditoría Superior de Fiscalización

La derrota del frente conformado por PAN-PRD-MC en Atizapán de Zaragoza se debió en gran parte al fenómeno AMLO, es cierto, pero dependió también del tipo de candidatos presentados por los partidos, especialmente por el partido en el poder, el PAN, pues el hecho de que la tan vitoreada alcaldesa Ana Balderas, mejor conocida como “Lady Modas”, no haya logrado conservar el poder habla de un reconocimiento ciudadano a la escasa o nula obra pública que se ha hecho en la localidad.

La realidad es que alguien aconsejó a la Alcaldesa que gastara miles de pesos del erario en promover su imagen, en lugar de ocuparse de las necesidades reales de la población, eso no fue desapercibido por los atizapenses, quienes optaron por sumarse a la ola de rechazo a través de las urnas. El efecto fue impactante, pero alcaldes como el de Huixquilucan, Neza o Tultepec demostraron que trabajo mata efectos y mantuvieron el control del poder en sus respectivos municipios, el caso de Naucalpan también es de destacarse, pues la derrota del Frente fue apenas por la mínima diferencia, aunque Morena arrasó en Atizapán con todo y la guerra sucia que se emprendió en contra de la abanderada Ruth Olvera Nieto desde que fue propuesta como posible candidata.

A los orquestadores de la guerra sucia les faltó capacidad y demostraron que lo único que lograron es afianzar el rencor de la población contra el Gobierno, si se le puede llamar así a lo que hace Balderas.

Lo hemos señalado en este espacio, en Atizapán no existe una verdadera obra pública que pueda reflejar un supuesto avance del que hablan en los medios de comunicación, obvio, inserción pagada, pues, de ser cierto, la población lo hubiese reconocido en las urnas.

Definitivamente, el gobierno de Ana Balderas ha demostrado su fracaso político y administrativo con base en la gente que la rodea y le dice a la titular del Gobierno municipal, engañándola, que todo está bien, cuando es todo lo contrario.

Durante la campaña, hubo señalamientos de desvío de recursos que aún no quedan finiquitados ante la ASF (Auditoría Superior de Fiscalización), como muestra están las observaciones hechas por esta instancia, según consta en los oficios DGARFT-A/1785/2018, DGARFT-A/1788/2018, DGARFT-A/1791/2018, éstas son sólo algunas de las observaciones que la Administración tendrá que solventar antes de que termine el mes de agosto, aunque se antoja un tanto difícil, pues hay suficientes elementos para que proceda no sólo la amonestación, sino un veredicto que destapará la cloaca que hay en la aplicación y ejecución de los recursos públicos, pues lo que la Alcaldesa gasta en promocionar su imagen se paga con los impuestos de la población.

El hecho de que se presuma que la Dirección de Comunicación Social haya pagado las publicaciones de campaña con inserciones oficiales también tendrá que ser investigado y, de comprobarse, la autoridad correspondiente deberá ejecutar penas a quien o quienes resulten responsables.

La ley es clara y no sólo procede al castigo, sino a una pena resarcitoria de las cantidades presumiblemente utilizadas para la campaña fracasada de Ana Balderas, posible delito de desvío de recursos o malversación de los mismos, así que estaremos muy pendientes del resolutivo y las consecuencias.

Hablando de campañas negras, también es de mencionarse la realizada en Tultepec, donde la ex Diputada perredista decidió renunciar en abril pasado a su partido para buscar ser la abanderada por Morena, pero allí sí hubo la inteligencia necesaria, no como en Atizapán, para lograr disminuir la imagen de Bertha Padilla Chacón, y aunque AMLO arrasó en el proceso federal y los candidatos a diputados local y federal ganaron ampliamente, el Gobierno municipal volvió a quedar en manos del PRD, vía frente por México. Armando Portuguez demostró que sigue sabiendo hacer política y la prueba está en su triunfo.