Diciembre 8, 2021
Clima
11°c Máxima
3°c Mínima

Faltan 135 años para cerrar brecha de género

  • La presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género del Congreso Local, Paola Jiménez Hernández quien urgió a construir una sociedad justa combatiendo desde el hogar los “micromachismos”.

Nos hacen falta 135 años para cerrar la brecha de género, “nuestros hijos y nietos no tendrán la posibilidad de ver una sociedad igualitaria”; ante ese desafío necesitamos comenzar a construir una sociedad más justa que combata desde los hogares los “micromachismos” y que políticas públicas pasen del papel y discurso a la práctica, con resultados tangibles, enfatizó la presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género del Congreso Local, Paola Jiménez Hernández.

Lo anterior, en el panel “Democracia y Justicia con perspectiva de género”, que organizó el Instituto de Administración Pública del Estado de México (IAPEM) y el Poder Judicial, en el cual también participaron: la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos en la entidad, Myrna Araceli García Morón; la secretaria de la Mujer, María Isabel Sánchez Olguín y la magistrada presidenta de la Primera Sala Colegiada Familiar en Toluca, Erika Castillo Vega; quienes coincidieron en la necesidad de incidir desde todos los ámbitos y sectores para garantizar una sociedad libre de violencia e igualitaria.

En su disertación, la diputada Paola Jiménez refirió que en 2018 nos faltaban 99 años para reducir la brecha de género, sin embargo, al citar estudios recientes del Foro Económico Mundial, se observa que después de la pandemia hay 35% de retroceso en materia de igualdad, por eso nos faltan 135 años para ver una sociedad igualitaria.

No obstante, subrayó que, en cuanto a desigualdad económica, serán necesarios 267 años para que las mujeres tengan las mismas oportunidades económicas e ingresos por el mismo tipo de trabajo y nivel de preparación, por lo que urgió la necesidad de que “los discursos trasciendan a la acción pública, donde las mujeres verdaderamente estén ocupando los puestos de decisión y no sólo las áreas operativas”.

En ese tenor, coincidieron las panelistas: “se debe frenar la violencia”, principalmente la familiar o doméstica; toda vez que en el ámbito privado o público 8 de cada 10 mujeres sufren algún tipo de violencia; pero la padecen más dentro de sus hogares, en ocasiones ni siquiera se alcanza a vislumbrar, ya que el machismo está tan arraigado que no se reconoce y hasta se legitima.

Es necesario que las políticas públicas pasen del papel y discurso a la práctica, con resultados tangibles.

En tanto, la comisionada de Derechos Humanos expuso que la realidad ha estado superando al Derecho y ha dejado de advertir que las familias actuales son diversas, que sienten, viven y tienen aspiraciones de maneras distintas. Por tanto, en esa evolución, sea cual sea la construcción familiar se debe mantener la tarea de fomentar y valorar a las mujeres y niñas.

“Es una realidad, que se siguen vulnerando derechos al interior de la familia y las sociedades, no son otra cosa que el reflejo de lo que se vive en ellas”, enfatizó, tras pronunciarse porque en la función personal e institucional se eliminen las desigualdades.

Etiquetas: