Enero 15, 2019
Clima
26°c Máxima
17°c Mínima
Dólar
Compra 18.78
Venta 19.25
Euro
Compra 21.37
Venta 22.11

Despiden políticos a Alfredo del Mazo González

IMPULSO/ Julio César Zúñiga
Toluca
: Políticos estatales y nacionales estuvieron presentes en la Guardia de Honor que se rindió en el Salón del Pueblo a Alfredo del Mazo González, gobernador de la entidad de 1981 al 1986

 

México despide hoy a un gran mexicano, comprometido, institucional y honesto, que se entregó con pasión a servir a México, que amó entrañablemente a su familia y que fue gran amigo de sus amigos, externó visiblemente conmovido, Alfredo Elías Ayub, quien fuera Coordinador Ejecutivo de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas y Secretario privado del gobernador, durante la administración de Alfredo del Mazo González.
Desde temprana hora, ex -gobernadores de la entidad, senadores, diputados, líderes partidistas, empresarios, alcaldes, ex -funcionarios estatales y federales, así como familiares y amigos de la familia Del Mazo, arribaron al Mausoleo Toluca, en Avenida Hidalgo, para dar el último adiós a quien gobernó la entidad de 1981 a 1986.
Es así, que la historia del Estado de México y del país no podría entenderse sin la figura de Alfredo Del Mazo González, quien en septiembre de 1981, con tan sólo 37 años de edad, inició su mandato como Gobernador del Estado de México. Quienes trabajaron y estuvieron cerca de él, reconocen su cercanía con la gente, su profesionalismo y su capacidad para cumplir las metas propuestas. Su actuar, comentan, se resume en dos palabras: lealtad y disciplina.
Tal es el caso del ex Secretario de Finanzas y ex Gobernador, Alfredo Baranda García, quien destacó su gran habilidad para formar equipos y trabajar en equipo, “porque era gente que convocaba y poseía un gran poder de convencimiento, que le sirvió mucho en su labor de gobierno”, dijo.
Señaló que su labor fue muy importante en la reorganización administrativa del gobierno estatal, creando las secretarías a imagen y semejanza del gobierno federal, lo que le dio una dinámica y organización importante a la estructura y la acción de gobierno.
Visiblemente consternado, Gerardo Ruiz Esparza, quien fuera Secretario General de Gobierno durante la gestión del ex mandatario mexiquense, señaló que Alfredo del Mazo González fue su maestro, su jefe, su amigo y después su compadre, al cual quería como un hermano y calificó de justo su homenaje: “Porque se lo merece, fue un gran político y un gran mexicano y quisiera dejar ahí las cosas porque estoy muy triste”, apuntó.
De igual forma, David López Gutiérrez, quien fuera su coordinador de comunicación social, fue muy escueto al resaltar que Alfredo del Mazo González se caracterizó por su capacidad para innovar y modernizar al Estado de México. “Es un ejemplo que debemos tener presente para emularlo”.
En su momento, el profesor Héctor Luna Camacho, recalcó que Alfredo del Mazo González fue quien impulsó una nueva forma de hacer gobierno, ya que con él al frente de la administración estatal, se estructuró la gestión creando las secretarías del estado, que antes eran direcciones. “Es decir, llevó a cabo una reingeniería administrativa que aún sigue vigente”.
Abundó diciendo que Del Mazo González dio un decidido impulso a la educación en la entidad, llevando a cabo transformaciones importantes, como la creación de las licenciaturas en las escuelas normales que redundaron en mayor profesionalismo de los maestros de todos los niveles educativos.
“En lo personal, le debo el que me haya nombrado coordinador estatal de la campaña de alfabetización, mediante el cual se alfabetizaron más de 140 mil mexiquenses iletrados. En la historia de la educación para los adultos, no se ha logrado hasta la fecha esa cantidad, y eso fue gracias a la voluntad política de Alfredo del Mazo González”, concluyó.
Como político, servidor público, gobernante, pero sobre todo como ser humano, Alfredo Del Mazo González trabajó para hacer del Estado de México una entidad fuerte y desarrollada, para combatir los retos y desafíos que se enfrentaban en esos tiempos, pero, ante todo, para servir a la población mexiquense.
Como persona, su ex secretario particular Alfredo Elías Ayub define: ”Su consistencia en la amistad fue excepcional, amigo comprometido no en la coyuntura sino en todos los tiempos y en todos los momentos; amigo de convicciones, nos daba continuamente muestras de su lealtad a la amistad. Sus muchos amigos reunidos aquí el día de hoy vamos a extrañar tus ponderadas e inteligentes opiniones, tus sabios consejos y tu entrañable amistad que nosotros tuvimos el honor de compartir”, terminó diciendo.

Don Alfredo, te recordaremos siempre con una gran admiración y enorme cariño,

Nos encontramos hoy en este palacio de gobierno para rendir homenaje al servidor público ejemplar, al amigo extraordinario y al gran ser humano, nuestro jefe y amigo Alfredo del Mazo González, quien nos contagiaba permanentemente de su profundo amor por México y de su pasión por servir a los habitantes de este pujante y bello estado y fue cuando acuñó el término de mexiquenses, para denominar a los hombres y mujeres que formaban la creciente población del Estado de México.
Recordó que a través del Programa Horizonte XXI, el entonces gobernador Alfredo del Mazo González, proyecto a la entidad como la potencia industrial que es ahora a nivel nacional.
En la Secretaría de Energía, Minas e Industria Paraestatal, lo vimos y aprendimos a negociar a nombre de México con los países de la OPEP, con el tema del acero con Estados Unidos, a trabajar junto a directivos, sindicatos y trabajadores, para iniciar la reconversión industrial de las empresas más importantes de México, pero sobre todo, en su paso como secretario nos dio muestra de algo que siempre lo distinguió, su institucionalidad como funcionario público.
El licenciado Del Mazo nos enseñó que además de la dedicación, la entrega y la pasión, la honestidad y la institucionalidad son las principales características de todo aquel que quisiera a través de la gestión pública, servir a su país.
Su consistencia en la amistad fue excepcional, amigo comprometido no en la coyuntura sino en todos los tiempos y en todos los momentos; amigo de convicciones, nos daba continuamente muestras de su lealtad a la amistad. Sus muchos amigos reunidos aquí el día de hoy vamos a extrañar tus ponderadas e inteligentes opiniones, tus sabios consejos y tu entrañable amistad que nosotros tuvimos el honor de compartir.