Agosto 8, 2022
Clima
13°c Máxima
13°c Mínima

DESDE LAS ALTURAS

Por: Arturo Albíter Martínez

Faltan 306 días para la elección de gobernador

Faltan 409 días para que termine el sexenio

  • Fernando Vilchis parece incómodo a legisladores de Morena en el Congreso mexiquense.
  • Faustino de la Cruz habla de indicadores sobre seguridad, algunos difíciles de entender, pero el objetivo parece claro “golpear” al alcalde sin mencionarlo.
  • Comentario del día: Suponer que el PRI ya tiene resuelto quién será su representante en las próximas elecciones a más de 10 meses de los comicios es como jugarle al adivino.
  • Asegurar que el mandatario mexiquense estará con el PRI cuando todo apunta a lo contrario, es irreal.
  • Sólo se advierte incertidumbre en las filas tricolores.

Algunas cosas hacen suponer que las cosas al interior de Morena no se encuentran del todo bien y el alcalde de Ecatepec se ha convertido en un problema para alguno de los miembros que representan a su partido en la Cámara de Diputados como es el caso de Faustino de la Cruz, hombre de todas las confianzas del senador y aspirante a la candidatura para gobernador, Higinio Martínez.

Y es que el legislador mexiquense se ha caracterizado en los últimos años de ser uno de los más mediáticos en la Legislatura, no pierde oportunidad para hablar de cualquier tema que parece interesarle, en lo personal o a su grupo.

Llama la atención que mediante un comunicado se lanzó con todo en contra de la autoridad municipal, ya que si bien no se anota el nombre de Fernando Vilchis, lo cierto es que no se necesita, para advertir que la crítica es su contra.

Faustino de la Cruz no se anda con medias tintas cuando se trata de cuestionar la labor del Gobierno estatal, desde lo económico, hasta, evidentemente la inseguridad.

Que, tal y como ha sucedido con otros legisladores de Morena, no es lo suyo hablar de indicadores, pero lo cierto, que es lo de menos, la intención es lo que cuenta.

Para empezar, retoma los datos de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana que da a conocer el INEGI cada trimestre, pero sus “asesores” si es que los tiene, no consultaron los datos más recientes, y le pasaron el indicador del primer trimestre del 2022, cuando hace unos días se dio a conocer hasta el segundo trimestre del año o bien fue a propósito.

Para continuar, hablar inseguridad en Ecatepec no es muy complicado, pues si bien ya no se encuentra entre los más peligrosos del país, siempre es posible verlo entre los primeros.

Dice que en diciembre la percepción de inseguridad en este municipio pasó del 84.3% de la población mayor de 15 años a 86.6% en marzo, pero le faltó comentar que en junio de este año bajó a 82.3% por debajo de lo que se registró al final del año pasado.

Incluso en Toluca, la población tiene más miedo de vivir en la capital, que los residen en Ecatepec ya que el primero tiene 84.2% de percepción contra 82.3% del segundo. Es peor la situación en Cuautitlán Izcalli donde el 89% de los habitantes sienten que viven con inseguridad.

Hablar del resto de los indicadores que da a conocer es algo similar, desde el 95.9 que se sienten inseguros por viajar en el transporte público, hasta el número de homicidios, 220 del 2021, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Los de Morena contra los de Morena. Y eso que no hablamos de la elección interna del fin de semana.

COMENTARIO DEL DÍA: SUPONER QUE EL PRI YA TIENE RESUELTO QUIEN SERÁ SU REPRESENTANTE EN LAS PRÓXIMAS ELECCIONES ES DIFÍCIL DE CREER

Al inicio de esta semana fue posible leer que Ana Lilia Herrera tiene los astros a su favor y que será la próxima candidata con el aval y apoyo total del mandatario estatal.

Por otro lado, Alejandra del Moral no se queda atrás y también la observan como la próxima representante del PRI en el 2023.

Ya descartan a otros aspirantes y no les dan oportunidad alguna, tal es el caso de Laura Barrera y hasta el mismo Ricardo Aguilar, que mantiene encendida la vela de la esperanza.

Cada uno de los que se dedican a realizar análisis, lo hacen tomando como base la información que tienen de primera mano, pero a 306 días de la elección suponer que ya se tiene al que representará al PRI, es por demás arriesgado.

Pero afirmar que el mandatario estatal está decidido a que el PRI mantenga el control del Estado de México, parece todavía más arriesgado, llegar al extremo de garantizar la unidad del tricolor es peor.

Sobre todo porque si algo ha caracterizado a esta administración es el alejamiento del ejecutivo con su partido, orquestar lo que parece un plan para debilitar a la estructura, sin contar con el hecho de que en el PRI ya rebasaron la “austeridad republicana”, incluso la “pobreza franciscana” del gobierno federal.

Cada uno de los actores tiene análisis propios que los colocan como el mejor candidato. Y es que no se tiene la certeza total de una alianza, Enrique Vargas tiene su perspectiva, lo mismo que cada priista dependiendo de la simpatía o acuerdo que tenga con cada aspirante.

Es más, los priistas no saben cómo van a elegir a su candidato y aunque suponen que el Gobernador lo va a determinar y habrá “dedazo” tampoco tienen la certeza de que no intervenga alguien más en la toma de la decisión.

Si sólo dependiera del mandatario, su equipo cercano pondría a uno que mantuviera la línea que tienen hasta el momento y que tanto le ha costado al estado…