Junio 24, 2021
Clima
11°c Máxima
11°c Mínima

DESDE LAS ALTURAS

Por: Arturo Albíter Martínez

  • Mientras en el PRI estaban preocupados por la victoria inmediata, en el PAN, Enrique Vargas parecía que iniciaba campaña con miras a la gubernatura.
  • Mucho se ha especulado sobre la supuesta candidatura en coalición. Pero los números no le cuadran como para que el PRI entregue el estado.
  • En el PRD mostraron división y son un partido satélite que poco aporta.
  • Comentario del día: Le aplicaron la del desdén a Alejandra del Moral, la razón: a gran parte de los candidatos no les ayudó, por el contrario.

Desde hace algunas semanas hemos comentado en este espacio que si alguien aprovechó la campaña electoral fue el presidente municipal con licencia de Huixquilucan, Enrique Vargas y es que para nadie es un secreto que ya empezó su labor para alcanzar, en primer lugar, la candidatura a la gubernatura por Acción Nacional y luego afanosamente tratar de convencer al PRI de mantener la coalición.

Con el Partido de la Revolución Democrática no tendrá problema alguno, ellos gustosos se mantendrán en su posición de ser un partido satélite con muy poco que ofrecer, pero con la posibilidad de mantener el registro.

Y es que para el PRD la elección pasada fue muy complicada, los simpatizantes de este partido político son cada vez menos y peor cuando muchos no quisieron respetar la coalición, al final los números parecen claros.

Aparentemente falta mucho tiempo, poco más de un año.

En septiembre próximo, el mandatario estatal dará su cuarto informe de gobierno.

En el último trimestre del año será posible darnos una idea de la forma en la que se van a conducir, principalmente los de la bancada del PRI.

Y es que todo apunta a que será muy diferente a la actual. Estará conformada por políticos de experiencia y difícilmente aceptarán la orden de no moverse y sobre todo, no hablar.

La actual fracción tricolor se caracteriza por la falta de experiencia y presencia, así que Miguel Sámano hizo lo que quiso o le ordenaron. Nadie hablaba, no declaraban y en sus participaciones en tribuna era impensable que criticaran alguna decisión de Morena.

En el 2022, la influencia del ejecutivo estatal empezará a disminuir. Así que luego del quinto informe, los grupos al interior del PRI empezarán a moverse. Un mandatario con menos fuerza deberá decidir si va en alianza o no.

En lo que toca al Partido de la Revolución Democrática, poco pudo ofrecer a la Alianza. El partido Verde y Movimiento Ciudadano tienen más influencia, alcanzaron el 5.45 y 5.43 respectivamente. Ya se compara con el PT, incluso Nueva Alianza.

Pero vamos a la frialdad de los números que al final son los que cuentan

Los que obtuvo la coalición, todavía parciales, son claros. Para el PRI más de 1 millón 600 mil, que representan el 27.42%. El PAN poco más de 837 mil 300 que es igual al 13.56% y el PRD con más de 237 mil 700 para el 3.85%.

Más números básicos parciales. El tricolor ganó dos diputaciones locales sólo y 12 en coalición. En lo que toca a los Ayuntamientos 22 cuando iba sin alianza y 27 con la coalición. En lo que toca a los federales fueron 8 tricolores.

Se supone que el partido con más influencia debe decidir quién es el candidato, pero a 27 meses del cambio de administración y más de un año para que empiece la elección de gobernador, el PRI tiene, lo que se conoce como una “la caballada flaca”. O no se ve un aspirante que tenga el trabajo suficiente para ser competitivo.

Y Enrique Vargas continuará sus giras por todo el estado como legislador y muy probable candidato. Pero es difícil que logre el consenso de todos los grupos priistas que por los resultados obtenidos en esta elección, se antoja complicado que acepten un abanderado panista.

Falta mucho para que llegue ese momento. Por eso mismo parece descabellado y fuera de lugar que simpatizantes de Vargas del Villar ya lo vean como seguro candidato de la alianza con el PRI.

COMENTARIO DEL DÍA: LE APLICARON LA DEL DESDÉN A ALEJANDRA DEL MORAL. EL APOYO DEL PRI NO EXISTIÓ PARA MUCHOS.

Esta semana comentamos que luego de la elección, la dirigente del PRI en la entidad, Alejandra del Moral se presentó con una parte de los candidatos ganadores, pero se vieron muchas ausencias, incluso las de políticos que obtuvieron el triunfo en el Valle de Toluca.

Hacer una conferencia de prensa al día siguiente de la elección no parecía ser una buena idea, porque como parece normal, la mayoría de los candidatos que lograron el triunfo de acuerdo a los datos preliminares del IEEM estarían o desvelados o festejando.

Pero resulta que muchos de los que no llegaron, tomaron la decisión porque simple y sencillamente no ven a Alejandra del Moral como una dirigente que los represente.

No son comentarios aislados, para muchos, sobre todo de zonas rurales los apoyos simplemente no llegaron, los dejaron solos y la presidente en lugar de ayudarles a sumar llegaba a regañar muy a su “estilo”. Triunfos tricolores alcanzados con recursos, esfuerzo personal y de grupos locales. ¿Quién lo diría?