Diciembre 5, 2020
Clima
2°c Máxima
2°c Mínima
Dólar
Compra 0.00
Venta 0.00
Euro
Compra 0.00
Venta 0.00

Desde las Alturas

Por: Arturo Albíter Martínez

    La economía del Estado de México se desploma 17.1% en el segundo trimestre del año.

    Cayó a niveles del 2012, un retroceso de 8 años. De los doce trimestres que tiene esta administración gobernando, sólo en cuatro registró alzas, el resto números negativos.

    Comentario del día: Rodrigo Jarque entre lo bueno y lo malo en su comparecencia. Lo bueno convenció con el manejo financiero, lo malo que usó números engañosos para maquillar el apoyo a la economía.

Finalmente se dio a conocer el Indicador de la Actividad Económica Estatal y la caída de la economía en el Estado de México fue como habíamos adelantado anteriormente a doble dígito y por encima del 15 por ciento como también lo habíamos anticipado.

Era el trimestre del terror, ya que abarca los meses de abril, mayo y junio que fueron los del encierro, cuando las actividades económicas se detuvieron casi por completo, principalmente la industria y la mayoría del comercio, todos los servicios y turismo.

El desplome de la economía en la entidad llegó en su comparativo trimestral al 16.6 por ciento, pero el principal que tiene que ver con la variación respecto al mismo trimestre, pero del 2019, la economía se derrumbó en un 17.1 por ciento.

Aunque había posibilidades de que el desplome alcanzaría los niveles que se registraron en el ámbito nacional que llegó en ese momento al 18.9 por ciento, se quedó por debajo un 1.8 por ciento.

A pesar de la severa caída, en el comparativo con otras entidades, al Estado de México no le fue mal, pero sería un error que posiblemente usen en el Gobierno del estado para manejar las cifras en su beneficio tal y como lo han hecho con motivo del Tercer Informe de Labores.

Por otro lado y vale la pena destacar, para ser más realistas, que en comparación con otras entidades, en el Estado de México ya se percibía una recesión de la economía con anterioridad, muestra de ello son los datos que aporta el mismo INEGI respecto a otros trimestres.

Esa caída de 17.1 por ciento debe considerarse como histórica y las autoridades, sobre todo las estatales debían ser más responsables con la información que proporcionan y no, que por maquillar cifras digan que gracias a su intervención no estamos tan mal.

Es una crisis como no se había visto y así debían actuar.

SEXENIO ACTUAL CON PÉSIMO MANEJO DE LA ECONOMÍA.

A pesar de que uno de los pilares en los que se basa el Plan Estatal de Desarrollo, es el económico, los resultados que han brindado a la mitad del camino van de malos a muy malos.

El actual gobernador llega en septiembre del 2017, así que le toca empezar en el tercer trimestre del año. La inercia que traía la economía del pasado sexenio le dio la oportunidad de registrar incrementos en el indicador durante tres trimestres.

El tercero del 2017 con incremento, lo mismo que el primero y segundo del 2018.

Para el tercero del 2018 ya se notó el trabajo y las malas decisiones, nulo interés en el manejo de las secretarias del sector económico provocaron que posteriormente se registraran caídas de la economía hasta el primer trimestre del 2019 que vuelve a ganar terreno. Pero eso fue todo, otra vez regresó al terreno negativo.

De acuerdo al INEGI y el comportamiento trimestral, de los 12 trimestres que tiene esta administración al frente del gobierno, sólo 4 han registrado incrementos y en 7 ocasiones han sido decrementos o caídas. No se cuenta uno, porque es el trimestre de julio a septiembre de este año porque todavía no se tienen registros.

Seguramente ese trimestre la economía tendrá un comportamiento positivo pero engañoso debido a que empezó la apertura de empresas y negocios. Eso provocará un rebote, aunque tampoco se espera que sea considerable y menos para recuperar todo el terreno que se ha perdido durante tres años.

La caída provocó que la economía regresará a los niveles que tenía en el 2012. La crisis hizo que se retrocediera 8 años.

Para recuperar el nivel que se tenía antes de la pandemia pasaran al menos cuatro o cinco años de acuerdo a especialistas. Eso quiere decir que este gobierno dejará la economía contraída. 

En el comparativo total de la administración, puede pasar a la historia como el sexenio que la economía estatal no creció, al contrario, la dejarán en números negativos.

Y de poco le servirán los indicadores y números a modo, tal y como lo han intentado manejar durante los dos días de comparecencia que se tienen hasta el momento, así como la publicidad que han colocado en infinidad de medios de comunicación nacionales y locales.

ECONOMÍA EN EL LUGAR 14, EN CONTRIBUCIÓN LA 30.

Si nos referimos a la variación real de la economía respecto al mismo trimestre del 2019, como ya comentamos fue del -17.1 por ciento, que la coloca en el número 14 nacional, como la economía menos afectada. Cabe destacar que todos los estados registraron caídas, algunos muy severas, como Baja California Sur con el -42.5 por ciento y otras con caídas moderadas como Tabasco con el – 1.2 por ciento.

Cuando el indicador toca la contribución a la variación real del total nacional entonces es el lugar 30 ya que dejó de contribuir con el – 1.53 por ciento. La peor caída fue la de la Ciudad de México que llegó al -2.89 por ciento.

COMENTARIO DEL DÍA: TITULAR DE FINANZAS LO BUENO Y LO MALO.

Ayer le tocó comparecer en la Cámara de Diputados al titular de Finanzas, Rodrigo Jarque.

En términos generales, contestó a las interrogantes que le plantearon y sin duda el tema financiero es su fuerte.

El manejo de la deuda, que de acuerdo a los indicadores que dio a conocer, se encuentra controlada, incluso el hecho que calificadoras internacionales pongan al Estado de México en nivel de estable es por demás positivo.

Y es que alcanzar una buena calificación de parte de esas instancias no es cualquier cosa, revisan a detalle las acciones se realiza la administración en varias áreas.

Respondió interrogantes del presupuesto como el hecho de que casi el 70 por ciento sea para el sector de apoyos sociales, donde incluso acusaron que se tienen tendencias electorales y que esperan no sea peor el año entrante.

Pero cuando intentó salir al paso con el tema económico fue donde dejó de lado las cifras convincentes y en cambio habló con cifras a modo, intentó desviar la atención en temas torales como el empleo que maquilló en todo momento y definitivamente los apoyos a empresarios y negocios que fueron muy pocos, los hizo ver como si fuera el gran salvamento.

Insistir que el programa de desempleo salvó a muchos trabajadores que perdieron sus puestos de trabajo fue otro dato a modo.

Ya vimos cómo está la economía; en cuanto al empleo, a pesar de que el subgobernador de Banxico lo puso en su lugar en los Diálogos para la Reactivación Económica explicándole con manzanitas que al hablar de empleo no se debe referir sólo al indicador del Seguro Social, no le importó y volvió a los mismos números.

Lo bueno que es en finanzas, es de malo para intentar convencer que no estamos tan mal económicamente.