Octubre 30, 2020
Clima
19°c Máxima
19°c Mínima
Dólar
Compra 0.00
Venta 0.00
Euro
Compra 0.00
Venta 0.00

Desde las Alturas

Por: Arturo Albíter Martínez

    La próxima semana y con altas expectativas, Marco González asume la presidencia del Sistema Anticorrupción del Edomex.

     Para Transparencia Internacional México ocupa el lugar 99 de 126 en el ranking de corrupción. Para la UDLA, el Estado de México es el 30 con un grado de impunidad muy alto.

    Dato del día: Por primera ocasión desde que inicio la pandemia un organismo internacional estima que la caída de la economía en México será del -9%, lo tenía en -10.5%

Ya pasó un año de la llegada de Alberto Benabib a la presidencia del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Anticorrupción del Estado de México y Municipios, es el momento que se renueve la dirigencia y tome su lugar Marco Antonio González quien seguramente le dará un rostro diferente a esta instancia.

La experiencia que tiene Marco González dentro del sector empresarial y el mismo Gobierno del Estado será fundamental para desempeñar el cargo de presidente del Sistema Anticorrupción.

Y es que por ejemplo fue Coordinador general de comisarios en la Secretaría de la Contraloría del Gobierno del Estado de México. Tenía a su cargo la función de control y vigilancia de los procesos de licitaciones públicas de todos los organismos de conformaban el sector auxiliar de la administración estatal.

Posteriormente dentro del sector empresarial fue presidente de Canaco en Toluca y hasta la fecha presidente de la Comisión de Honor y Justicia. No ha desempeñado cargos públicos desde hace más de cinco años y cumplió como se solicita con su declaración 3 de 3.

Marco González tiene sólo un año para demostrar que la instancia cuenta con las condiciones necesarias para enfrentar uno de los peores flagelos contra la sociedad y que en la actualidad ha cobrado especial importancia, porque ya se hizo una costumbre de parte de instancias gubernamentales la de acusar de corrupción sin mostrar evidencias.

Pero además el tema se ha convertido en una de las ideas prioritarias en las campañas políticas y el año entrante en el Estado de México se llevará a cabo una de las jornadas electorales más importantes de la historia.

Es necesario que al hablar de corrupción o el combate a la misma tenga elementos de peso y no sólo la mera retórica. Hasta el momento han sido cuatro presidentes los que han pasado por el Sistema Anticorrupción estatal y solo Palmira Tapia Palacios dejó un trabajo sólido.

Es por ello, que para un decisivo 2021, la función del que será presidente debe estar encaminada a demostrar que no basta combatir esta añeja práctica desde las sombras, es necesario que señale, hable abiertamente con los medios de comunicación para informar cómo se trabaja desde esa instancia para darle seguimiento a señalamientos de corrupción.

El combate a la corrupción debe ser una práctica que debe ir acompañada desde instancias como la Secretaría de la Contraloría, que a la fecha tiene un titular, Javier Vargas, que hace su trabajo desde las sombras, con un bajísimo perfil y que desde su visión poco pasa en uno de los estados más complejos del país.

Si desde el Gobierno Federal constantemente se habla de combate a la corrupción sin más pruebas que afirmaciones generales, en el Gobierno del Estado no se sabe nada del tema.

En los últimos años, luego del informe de gobierno, el combate a la corrupción ha sido severamente criticado por parte de los legisladores, el año pasado cinco de las seis fracciones que están representadas en la Legislatura criticaron el actuar del titular de la Contraloría.

Coincidieron en afirmar que la corrupción y la falta de transparencia persisten en territorio mexiquense. Este año seguramente ocurrirá lo mismo.

Algunos datos de la corrupción en México:

De acuerdo a Transparencia Internacional y en una encuesta realizada el año pasado, 44 personas de cada 100 afirmaban que la corrupción había aumentado durante el último año. El 90 por ciento de los entrevistados suponía que la corrupción en el Gobierno era un problema grave y el 34 por ciento de usuarios de servicios públicos pagaron un soborno en los últimos 12 meses.

En el ranking internacional México ocupa el lugar 99 de 126 países.

De acuerdo a la Universidad de las Américas, el Estado de México ocupaba el lugar 30 con un grado de impunidad muy alto. La media nacional era de 69.8 y la estatal de 80 puntos. La calificación va del o al 100 y el 100 indica una mayor incidencia en impunidad.

Por otro lado, el fiscal anticorrupción de la entidad, José de la Luz en mayo informaba que de enero y hasta abril en la entidad se tenía un promedio de 9.5 denuncias realizadas cada 24 horas, en su mayoría suponiendo un abuso de autoridad.

Se judicializaron 69 y había 11 sentencias condenatorias contra 19 servidores públicos. La mayoría como ya se mencionó fue por abuso de autoridad, luego la más común era cohecho y en tercera extorsión.

De enero del 2019 al 30 de abril del 2020 el promedio general de denuncias llego a 12 al día.

Tampoco podemos dejar de lado uno de los temas recurrentes en este espacio y es el que se refiere al Dictamen Único de Factibilidad que en repetidas ocasiones la mayoría de las organizaciones empresariales han señalado como uno de los trámites donde se encuentran serios problemas de corrupción y aunque el actual encargado del tema asegura que erradicará el problema, será interesante saber cómo le hará.

En este contexto Marco Antonio González recibirá la encomienda de presidir durante un año el Comité Estatal Anticorrupción.

Anticipadamente podemos asegurar que funcionarios de diversas dependencias harán corajes.

DATO DEL DÍA: POR PRIMERA OCASIÓN DESDE QUE INICIO LA PANDEMIA UN ORGANISMO INTERNACIONAL MEJORA LA PERSPECTIVA DE LA ECONOMÍA EN MÉXICO PARA EL 2020.

Recientemente el Fondo Monetario Internacional expuso en un estudio que, en México, el Gobierno debía incrementar los impuestos, algo que fue rechazado por todos los sectores.

Pero de igual forma estimó que la economía en México bajará un 9%, pero el dato anterior lo ponía en 10.5%.

Por primera ocasión desde el inicio de la pandemia por el coronavirus una organización financiera internacional reduce la caída de la economía en México y lo regresa a nivel de un dígito. De cualquier forma, es de las caídas más pronunciadas en América Latina.