Septiembre 18, 2020
Clima
17°c Máxima
17°c Mínima
Dólar
Compra 0.00
Venta 0.00
Euro
Compra 0.00
Venta 0.00

Desde las Alturas

Por: Arturo Albíter Martínez

    Presenta Morena iniciativa de Ley para desaparecer el 50 por ciento de síndicos y regidores para la próxima elección.

    Comentario del día: Discurso de unidad que da la dirigencia del PRI y la realidad se contraponen. A los líderes no les cumplieron desde la campaña de gobernador.

El pasado lunes el senador Higinio Martínez dio a conocer que el grupo parlamentario de Morena iba a presentar una iniciativa de ley para reducir el número de regidores y síndicos en los Ayuntamientos y estos fueron los argumentos que presentaron.

El objetivo es la austeridad y aprovechar de una mejor forma los recursos públicos en favor de la población, así que proponen reducir a la mitad el número de síndicos y regidores de los 125 Ayuntamientos, lo cual significa eliminar más de 700 cargos.

Pero también se encuentra el hecho de que en algunos territorios los integrantes del cabildo llegan a ganar más de cien mil pesos, sin contar con las partidas extraordinarias.

Los cabildos se integran de acuerdo a la población que vive en el territorio por lo que de aprobarse la iniciativa como la presentan, los municipios que tienen una población menor a los 150 mil habitantes se integrarían por un edil, un síndico, tres regidores de mayoría relativa y dos regidores de representación proporcional. Sólo siete miembros.

Para los municipios cuya población oscila entre los 150 mil y menos de 500 mil habitantes, los cabildos estarían integrados por el presidente, un síndico, cuatro regidores de mayoría relativa y tres de representación proporcional. Serían 9 miembros.

Y finalmente los que tienen más de medio millón de ciudadanos, los cuerpos edilicios estarían conformados por 12 integrantes que sería el presidente municipal, un síndico, cinco regidores de mayoría relativa y cuatro de representación proporcional.

Ahora se analizará en comisiones para determinar la viabilidad.

Si el argumento se observa desde el punto de vista financiero la propuesta parecería viable, pero es mejor como un argumento político, porque sería un logro presumirlo en campañas electorales y sin duda la población en general lo vería con buenos ojos.

No es un secreto que la mayoría de la población no vuelve a ver por ejemplo a sus diputados, ni locales y mucho menos los federales, peor aún en el caso de los regidores o síndicos. En municipios rurales que tienen menos de 150 mil habitantes no es difícil conocer alguno, para los que tienen más de 500 mil es imposible.

Pero desde el punto de vista de gobernabilidad es diferente, le resulta más complicado a los presidentes municipales imponerse cuando existe un cuerpo edilicio diverso y como se encuentra conformado actualmente. Para muchos es equilibrar el poder.

Ahora toca a los representantes de las fracciones llegar a un acuerdo. En este momento parecería que si Morena quiere aprobarlo tal y como fue presentado no tendría problemas o alguna oposición, excepto la de Acción Nacional. Esperemos.

COMENTARIO DEL DÍA: DISCURSO DE UNIDAD DE PARTE DE LA PRESIDENTE DEL PRI SE CONTRAPONE CON LA OPINIÓN DE MUCHOS LÍDERES TRICOLORES.

En las últimas semanas, se han comentado las reuniones que ha tenido la presidente del Comité Directivo del PRI en la entidad, Alejandra del Moral con líderes de todo el estado y el mensaje es de cerrar filas y llegar unidos a la elección del 2021 que se antoja como la más importante desde hace mucho tiempo.

En las reuniones han estado presentes militantes de todos los niveles, incluso se ha filtrado en más de una ocasión que han contado con la presencia de algunos miembros del gabinete.

Obvio es que no se van a exhibir y en esas reuniones lo primero que le hacen a los participantes es quitarles los celulares, independientemente de las fugas de información no quieren que algún indiscreto fotos comprometedoras.

Entre todos los aspectos posibles de analizar parece que existen dos que roban la atención para la elección próxima.

El PRI tiene la peor imagen en su historia, no se han podido recuperar del tremendo golpe que les dejó el ex presidente mexiquense Enrique Peña Nieto. En cualquier sondeo o encuesta el PRI aparece entre los últimos lugares si se habla de aceptación.

Es un partido político que ya no tiene los recursos económicos con los que contaba anteriormente y menos si tomamos en cuenta que la presidente Alejandra del Moral mantiene el mismo status económico de siempre.

Por otro lado, el PRI todavía puede presumir que tiene estructura, aunque desde los tiempos del gobernador Eruviel Ávila y más ahora con el actual mandatario han intentado destruirla, mantiene los cimientos que levantaron desde hace muchos años.

Así que al menos en el papel, si la elección tuviera un alto abstencionismo entonces se vuelven competitivos. 

Lo peor es que la tan ansiada unidad en este momento parece ser sólo parte de un discurso. 

Alejandra del Moral sigue sin convencer a la mayoría.

Pero sobre todo la tarea de curar heridas no le funciona o la operación cicatriz no es bien recibida. 

Más allá de lo que pueda hacer la presidente, muchos líderes siguen molestos porque simple y sencillamente no les cumplieron nada de lo prometido en la campaña de gobernador.

Y no sólo eso, porque quizá pueden acostumbrarse a que no les cumplan algún puesto, pero durante casi tres años de administración, los encargados de hacer política y más la política social han marginado a esos líderes que en otro tiempo les ayudaron a ganar.

No tienen más que voltear y ver la forma en la que hacen la entrega de apoyos, desde las despensas, hasta otros programas más importantes como los agropecuarios. Hemos comentado en varias ocasiones que ya no los entrega Sedagro, lo hace la Secretaria de Desarrollo Social. 

Más específicamente, la subsecretaria encabezada por Eduardo Flores, quien toma decisiones unilaterales.

Muchos priistas no recuerdan un trato que los tenga tan marginados de parte de alguna administración. Y si hablamos de grupos peor, todo lo que huela al ex gobernador es rechazado en automático, tal y como en su momento Eruviel Ávila lo hizo con los que se identificaban con Peña Nieto.

Esto es sólo la punta de un enorme iceberg.

Así que hablar de unidad en el PRI en este momento suena bien en el discurso, pero en realidad o Alejandra del Moral quiere engañar o ella se engaña sola.