Octubre 21, 2020
Clima
19°c Máxima
19°c Mínima
Dólar
Compra 0.00
Venta 0.00
Euro
Compra 0.00
Venta 0.00

Desde las Alturas

Por: Arturo Albíter Martínez

    La Actividad Industrial en el Estado de México en crisis. Los últimos cinco trimestres muestran sólo comportamiento negativo. Comercio se mantiene en números positivos.

    El sector menos favorecido con recursos es el que tiene el mejor comportamiento, la actividad agropecuaria crece 18.1%

    Similitudes y diferencias entre la economía del Estado de México y la nacional

La semana pasada comentamos acerca de la economía en el Estado de México durante el primer trimestre del año, precisamente antes de que iniciara el periodo de cuarentena a causa de la pandemia por el Coronavirus y las cosas no fueron como en la parte final del 2019 cuando cerró con cero por ciento de crecimiento.

Regresó a cifras negativas con un -0.8 por ciento en su comparativo anual, con lo que se coloca en el lugar 12 de las economías en el país, pero es la 24 en cuanto a la aportación nacional.

El actual Gobierno estatal tiene 11 trimestres al frente de la administración, pero sólo de 10 se tienen registros en el Instituto Nacional de Estadística y Geografía. De esos 10 en cinco se obtuvieron saldos negativos, los cuatro primeros del sexenio y más por inercia del pasado gobierno en positivo y uno en cero.

El comportamiento de los sectores resultó interesante con noticias positivas y negativas.

Mientras las actividades primarias o las que se refieren en especial a las agropecuarias tienen un comportamiento por demás sobresaliente, a pesar de las pésimas condiciones presupuestales que les otorga tanto el gobierno federal como el estatal lograron crecer un altísimo 18.1 por ciento justo antes de la crisis.

Por otro lado, las actividades secundarias o las que se refieren a la industria se encuentran en picada, no avanza y trimestre tras trimestre sólo reporta pérdidas, resultado de la política gubernamental que ha provocado crisis e incertidumbre entre los inversionistas.

Las actividades terciarias o el comercio y servicios si bien no tuvieron un comportamiento como al cierre del año pasado por cuestiones lógicas, por las ventas de las fiestas decembrinas, al menos se mantuvo en terreno positivo.

BUENAS NOTICIAS

Aunque los campesinos no pueden afirmar que son buenos tiempos debido a las pésimas condiciones presupuestales que les ha dado el gobierno del estado, resulta que en el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal fueron las que además de tener un comportamiento positivo fue por demás sobresaliente pues reportaron un ascenso en el comparativo anual del 18.1 por ciento.

Incluso con este resultado, el Estado de México se colocó en el segundo lugar nacional por debajo de Zacatecas que obtuvo el 18.2%, apenas una décima de diferencia. La media nacional en este caso se quedó apenas en un 1.4% y la entidad con el peor comportamiento fue Quintana Roo que tuvo un derrumbe del 23 por ciento.

MALAS NOTICIAS

Es lamentable que las actividades secundarias o las que se refieren a la industria atraviesen una severa crisis en el Estado de México, ya que la entidad era reconocida precisamente por tener un sector competitivo.

Aunque las condiciones son pésimas desde que llegó la actual administración y ello se refleja en el comportamiento que muestra el ITAEE trimestre a trimestre, todavía se encuentra en diversos sectores como la más importante en el país.

Pero las inversiones no llegan, la normatividad es pesada y se acabó la mejora regulatoria. Por citar un ejemplo el Dictamen Único de Factibilidad es un caos que sumado a la poca capacidad que han mostrado en el gabinete para solucionar el problema, lo único que han generado es incertidumbre entre los inversionistas y los resultados son claros.

Los últimos cinco trimestres sólo se han registrado tasas negativas que incluso llegaron a su punto más bajo en el segundo trimestre del año pasado cuando el sector decreció un -9.7 por ciento. Así es el comportamiento del sector industrial en esos cinco trimestres.

2019:  1T  -6.2%       2T  -9.7%       3T  -8.9%       4T  -5.4%

2020:  1T  -5.9%

En este caso, la media nacional se encuentra en el -2.9 por ciento y el Estado de México se ubica en la posición número 19 porque otros como en Baja California Sur la actividad se desplomó a niveles de -27.7%.

En lo que toca a las actividades terciarias o las que se refieren principalmente al comercio, servicios y turismo entre las principales, el año pasado increíblemente tuvo comportamiento negativo durante tres trimestres consecutivos, algo que no se había visto en al menos 10 años. 

Al cierre de 2019 y gracias a las ventas por el fin de año, este sector avanzó y se ubicó en 1.9%, para el inicio de este 2020 las cosas no fueron del todo buenas y el indicador retrocedió casi un punto porcentual para ubicarse en el 0.8%.

Es el sexto lugar nacional en estas actividades y Quintana Roo vuelve a ser el de peor comportamiento con una baja de -4.1%

SIMILITUDES Y DIFERENCIAS

La semana pasada también dio a conocer el comportamiento de la economía nacional, pero en el segundo trimestre del año que fue la parte más complicada de la crisis y donde a decir de analistas se tocó fondo, lamentablemente los números muestran una crisis como no se había presentado desde hace casi 100 años.

Aunque son trimestres diferentes, el del Estado de México es pre-covid 19 y el nacional es el momento más álgido se pueden notar algunas similitudes y obvias diferencias.

Y es que, dependiendo del comportamiento de la economía en el país, los resultados se reflejan de alguna manera en territorio mexiquense.

La economía nacional se contrajo un 18.9 por ciento en su comparativo anual, lo que supera con creces lo que pasó en las crisis de 1995 y 2009 cuando cayó 8.6 y 7.7 por ciento respectivamente.

Las similitudes se observan en el desplome de las actividades secundarias o la industria y es que en el plano nacional en los últimos seis trimestres sólo se observan caídas.

El PIB industrial en el país y el Estado de México atraviesa una grave crisis desde el año pasado debido principalmente a la toma de decisiones tanto del gobierno federal como del estatal.

Diferencias, el sector primario decreció en el plano nacional un 0.7% mientras que en la entidad se vio incrementado en 18.1%.

En ambos casos las administraciones mandan continuas señales negativas que afectan la inversión y generan incertidumbre en el corto plazo, aunque se nota de una forma más clara en el caso del gobierno federal.