Agosto 10, 2020
Clima
15°c Máxima
15°c Mínima
Dólar
Compra 0.00
Venta 0.00
Euro
Compra 0.00
Venta 0.00

Desde las Alturas

Por: Arturo Albíter Martínez

    El Gobierno estatal entre la presión por el cuidado de la salud y la reapertura económica.

    Los apoyos al sector económico han sido pocos y poco efectivos, por lo que era necesario volver a las actividades.

    Pasarán varias semanas para conocer las afectaciones.

    Diferencias en la atención a la contingencia entre Ayuntamientos de Metepec, Toluca y Zinacantepec.

Una semana después de que el Gobierno de la Ciudad de México inició el regreso a las actividades económicas, el Estado de México hace lo propio ya que la presión de los diferentes sectores productivos se había elevado considerablemente.

Y es que si bien ha quedado claro que la atención de parte del Gobierno federal ha sido nula para tratar de aminorar los efectos de la crisis, en la instancia estatal han hecho algunos intentos, pero que no han servido de mucho.

Así que el regreso a las actividades parecía más que obligado a pesar de la situación de salud no se ha controlado del todo, quizá ha bajado el ritmo de los contagios y sobre todo la atención que se da en los hospitales instalados en la entidad.

De acuerdo al mismo mandatario, la ocupación hospitalaria, así como la que se tiene en terapia intensiva todavía se encuentra por arriba del 50 por ciento.

Pero no se tiene que descuidar el indicador de que el Estado de México junto con la Ciudad de México son las entidades que reportan el mayor número de contagios y muertes.

No por nada el país ya rebasó a Francia en el quinto lugar en lo que se refiere al número de fallecimientos a causa el virus, ya que hasta el fin de semana superaban los 30 mil 300.

Pero ya eran más de cien días que las actividades económicas se habían detenido, las estimaciones en la caída del Producto Interno Bruto en el país son hasta catastróficas, por encima del 10 por ciento.

Para territorio mexiquense no son las mejores, sobre todo porque en ambos casos la economía estaba en franco deterioro aún antes de entrar a la contingencia de salud por el Covid 19. Algunos empresarios en la entidad prevén que la economía en el segundo y tercer trimestre del año podría caer hasta el 10 por ciento.

Así que con una semana de diferencia con la Ciudad de México y a punto de que los trabajadores del Gobierno del Estado inicien su temporada de vacaciones de verano, el mandatario informa que la entidad deja el semáforo rojo y pasa al naranja.

En conclusión, parece que la decisión tiene que ver más con el regreso a la actividad económica, conocedores del escaso apoyo que han brindado las diferentes instancias de gobierno, es mejor abrir para que sean los mismos empresarios y dueños de establecimientos comerciales quienes hagan el esfuerzo por salir adelante.

No por nada, en la última aparición del gobernador deja en claro que se retoman actividades “pensando en la economía familiar”

Así que a partir de hoy y sólo con el 30 por ciento de aforo regresan a la actividad la mayor parte de las más de 700 mil unidades económicas instaladas en la entidad, y de las cuales más del 96 por ciento son mipymes.

Veremos abiertas de nueva cuenta los pequeños comercios como papelerías, tiendas de ropa, mueblerías, refaccionarias hasta otras más grandes como tiendas departamentales, hoteles, restaurantes y centros comerciales.

Aunque la mayor parte de la responsabilidad en la reapertura recae en los mismos comerciantes y la población en general, porque en la medida que cuiden las dos principales medidas de protección, como es la sana distancia y uso de cubrebocas, será posible que el contagio al menos no aumente.

RESTAURANTES

Uno de los sectores que más esperaban el regreso a la actividad eran los restaurantes, como todos vuelven con un aforo del 30 por ciento, pero si tienen terrazas o áreas al aíre libre entonces aumenta hasta el 40 por ciento en un horario restringido de 8 de la mañana a 11 de la noche, de acuerdo al dirigente de Asbar, Patricio González.

Sólo pueden abrir los negocios que venden comida, los bares, billares, discotecas, salones de baile y similares deberán permanecer cerrados.

Fueron 105 días de contingencia que al menos para el sector representa una pérdida de 16 mil millones de pesos y entre un 10 y 15 por ciento de las 76 mil unidades registradas en este sector es posible que ya no abran de nueva cuenta.

LLAMADO DEL GOBERNADOR

Si fue a tiempo o no la reapertura no es posible saberlo, pero al menos el mandatario estatal decidió pasar el semáforo a naranja y pasar gran parte de la responsabilidad para mantener un ritmo controlado de contagios y muertes.

En su mensaje dice que ya van 3 semanas de disminución en el número de hospitalizados y el ritmo de contagios se ha estabilizado.

El mensaje es claro lo que se haga en estos días, ayudará a prevenir el incremento en el número de contagios, cada sector debe ser responsable en el cuidado de la salud y en la importancia de apoyar a la economía.

Todavía estamos lejos de cantar victoria, apenas empieza el semáforo naranja, pero el regreso a la actividad económica era necesario, porque como ya mencionamos el apoyo gubernamental fue de escaso a nulo.

Los estragos no se conocerán de inmediato, pasarán varias semanas para saber cuántos negocios cerraron y no volverán a operar.

MUNICIPIOS, TOLUCA, ZINACANTEPEC Y METEPEC

La autonomía de cada Ayuntamiento le permitió a cada uno de ellos actuar conforme a los análisis y circunstancias de cada demarcación.

El edil de Toluca, Juan Rodolfo Sánchez en continua comunicación con la población, daba a conocer la situación por la que atravesaba el municipio ya que llegó a estar en un nivel alto de contagios y fallecimientos.

La comunicación con los propietarios de negocios y empresarios fue constante, no se usó la fuerza, se invitó a los que insistían en abrir para que volvieran al encierro y en general se trabaja de forma cercana.

En Zinacantepec ocurrió lo mismo, el 80 por ciento de la actividad económica se centra en el comercio por lo que fue necesario desde hace algunos días establecer acuerdos con los dueños de negocios y establecimientos.

Metepec terrible, inicia la colocación de inmovilizadores en medio del desconocimiento de la mayoría y con una operatividad nula.

Pero la relación con el comercio no fue la mejor, en plena contingencia y rompió comunicación con propietarios de negocios y ante la más mínima sospecha de mal manejo aplicó multas impensables para tiempos de contingencia, comercios y talleres no se salvaron de clausuras y multas de hasta de 40 MIL ¡¡¡PESOS!!!

Vaya manera de apoyar la actividad económica.