Septiembre 25, 2020
Clima
11°c Máxima
11°c Mínima
Dólar
Compra 0.00
Venta 0.00
Euro
Compra 0.00
Venta 0.00

Desde las Alturas

Por: Arturo Albíter Martínez

El censo de población y vivienda del INEGI será una gran herramienta en tiempo electoral, si es que los candidatos saben usarlo.

Por mucho, el Estado de México se mantendrá como el más poblado del país, podría rebasar los 17 millones de habitantes.

Para conocer al personal que realizará el censo, el coordinador del INEGI, Jaime Hernández explica tips de seguridad.

El censo de población y vivienda se va a realizar durante tres semanas de marzo, empezará el 2 y terminará el 27. Los resultados estarán listos en un momento crucial para el país cuando se desarrollen las elecciones del 2021, una de las más importantes para el país en la época moderna.

En este momento la vida política del Estado de México y de la nación está prácticamente controlada por un solo partido político, resultado como todos sabemos de una gestión pésimamente calificada del mexiquense Enrique Peña Nieto.

Y aunque muchos políticos afirman que cada elección es la más importante, sin duda, la del 2021 reviste especial interés porque si vuelve a ganar el partido dominante, seguramente el Estado de México sería gobernado por otra expresión política.

Pero hablar de esa posibilidad es adelantarse mucho en el tiempo, aunque son juicios que se hacen luego de observar la mala percepción que se tiene de la actual administración.

Para el 2021 cuando el tiempo electoral entre a una etapa crucial en la que se empiecen a conocer los candidatos, los resultados del censo estarán más que frescos y serán indicadores básicos en el diseño de las políticas públicas de los municipios.

Podrán acceder por lo menos al indicador más importante que es el número de habitantes que tienen los municipios o los distritos y no con aproximaciones que sacan por medio de fórmulas matemáticas.

Una pregunta importante es ¿Cuáles serían los principales indicadores que aportaría el censo para este tiempo? Podrían ser hasta cinco.

Sin duda en primer lugar el que se refiere al número de habitantes y en este caso podemos referirnos a la forma que ha evolucionado el indicador desde el primer censo del México moderno.

El primero se elaboró en 1895 con el régimen de Porfirio Díaz: la población era de apenas 12 millones 632 personas. El 80% era analfabeta.

Para el octavo censo realizado en 1960 la población llegaba a los 34 millones 923 mil mexicanos

El décimo censo de 1980, la población en México había llegado a las 66 millones 847 mil personas.

En el duodécimo censo del 2000 ya se contaban 97 millones 483 mil habitantes y sólo 9 de cada cien eran analfabetas.

El del 2010 la cifra llegaba a los 112 mil 336 mexicanos, cantidad que rebasaba en más de cuatro millones el cálculo preliminar del gobierno federal.

Por su parte en el Estado de México:

En el año 2000 la población en la entidad llegaba a los 13 millones 096 habitantes

En el año 2005 era de 14 millones 007 mil

Para el 2010, la suma llegaba a los 15 millones 175 mil mexiquenses.

Es por ello que se tiene previsto, de acuerdo a instancias como Coespo que ahora se puede rebasar los 17 millones mexiquenses.

Otro indicador de relevancia será saber cómo se encuentran conformadas las familias, desde cuantos miembros y la edad que tienen. Dato sobresaliente porque se conocería cuántos y donde están los potenciales votantes.

Continúa la pirámide de edad, donde será posible conocer la proporción de personas que envejece, así como el comportamiento de las familias para tener hijos.

El nivel educativo de la población

Y cómo están conformados los grupos vulnerables, tales como las madres solteras, los que tienen una discapacidad, los que hablan lenguas indígenas o son de la tercera edad.

Datos que debían ser vitales para ese momento en todos los partidos políticos

COMENTARIO DEL DÍA: TIPS DE SEGURIDAD PARA CONOCER AL ENCUESTADOR Y LA INTEGRIDAD DEL PERSONAL DEL INEGI

Una de las mayores preocupaciones que se ha desatado en los últimos días y tiene que ver con la realización del censo, es la que se refiere a la seguridad.

En principio la que deben tener las personas a las que se va a realizar el censo, porque han circulado notas donde alertan que delincuentes se han hecho pasar por personal del INEGI para asaltar los domicilios.

Para el coordinador estatal México poniente del INEGI, Jaime Hernández Vergara este es uno de los puntos principales en los que ha puesto especial interés el instituto.

Para identificar a los encuestadores de inicio se debe revisar que lleven el uniforme completo, pero con todo y credencial, la cual tiene algunos controles de seguridad, uno de los más visibles es la impresión de un holograma.

Si se tienen dudas sobre la identificación, no es necesario abrirles la puerta, con que contesten desde el interior de la vivienda es suficiente.

Otro tema importante es el número de preguntas, en la mayoría de las casas será un cuestionario de 38 preguntas, las cuales tardarán en contestar en un máximo de 12 minutos. En algunos hogares se aplicará el cuestionario ampliado que consta de 103 preguntas.

Será posible confirmar identidad del encuestador en la página del INEGI, incluso antes de que lleguen, con la aplicación “conoce a tu encuestador” es posible conocer el entrevistador que podrían llegar a tu casa.

Para la seguridad del personal, se realizó una capacitación donde les dieron a conocer un protocolo de seguridad en caso de algún imprevisto.

Es tiempo de estar listos…