Febrero 24, 2020
Clima
33°c Máxima
24°c Mínima
Dólar
Compra 0.00
Venta 0.00
Euro
Compra 0.00
Venta 0.00

Desde las Alturas

Por: Arturo Albíter Martínez

En el último resultado del PIB estatal dado a conocer por el Inegi 2018, la aportación que hace el Estado de México cayó en 0.2% y la economía en general cayó 1.9 por ciento

Decir que el Estado de México es la segunda economía del país, es tanto como si el gobierno federal se defendiera diciendo que es la segunda economía de América Latina.

Los resultados previos del 2019, ponen al Estado de México como uno de los peores en cuanto al comportamiento económico se refiere.

Desde hace algún tiempo hemos comentado en este espacio que si bien el Estado de México es la segunda entidad que más aporta al PIB en el país, eso no quiere decir que seamos la segunda economía, como lo dice en cada evento con el sector empresarial el mandatario estatal.

Una cosa es el porcentaje que se aporta y otra muy diferente que sea la segunda economía, porque incluso desde que inició esta administración sólo se registran bajas en los tres principales sectores, el agropecuario, el industrial y el de comercio y servicios.

Es tanto como si el gobierno federal intentara defender su postura diciendo que México es la segunda economía más importante de América Latina y la séptima entre países que pertenecen a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico entre los que destacan naciones como Estados Unidos, Francia, Alemania, Canadá entre otros.

Y México se mantiene en ese nivel por debajo de Brasil a pesar de que organismos como la Cepal daban a conocer que la región tiene siete años consecutivos de bajo crecimiento. Del 2014 al 2020 se tiene un promedio de apenas el 0.5%.

Pero las cosas en México en el tema económico no han ido bien en el último año y son una de las más grandes preocupaciones en este momento y lo que pasa en el país se refleja en mayor medida en el Estado de México.

El 2019 ha sido un año crítico para la entidad mexiquense en términos económicos y aunque pudiera pensarse que en el último trimestre que es cuando la economía debe tener un mayor dinamismo la situación podría mejorar, lo cierto es que se espera un comportamiento como el que se tuvo en el país que fue negativo.

Tal y como ocurre en la entidad, en el país se registran 5 trimestres sin crecimiento.

En México, antes del registró del 2019 de -0.1%, la última ocasión que se había visto una contracción fue en el 2009 cuando se presentó la crisis hipotecaria en Estados Unidos.

En concreto diversos analistas explican que la contracción de la economía se debe al deterioro gradual en la confianza de los agentes económicos que se tradujo en menor inversión y producción industrial. Esto aplica también para el Estado de México.

Pero vayamos a los indicadores, ya que los números no mienten.

En el 2017, año que por cierto llega el actual mandatario estatal las cifras dadas a conocer por el INEGI en cuanto al PIB, en la última medición anual se destaca que el Estado de México era la economía número 6 del país con un crecimiento de 4.6%.

En efecto se ubicó como la segunda entidad que más aportaba al PIB en términos reales con un 9.0%.

En las actividades primarias o agropecuarias ocupaba el noveno lugar con el 3.6%; las secundarias o industriales era el segundo lugar y aportaba el 7.6%; en las terciarias o comercio, el segundo lugar con un elevado 10%

Si se habla de la variación porcentual anual comparada con el 2016, el crecimiento fue de 4.6, mientras que las primarias tenían comportamiento negativo de -2.2%, secundarias hasta el 7.1% y las terciarias un 3.8%. De esta forma se observa que no es lo mismo crecimiento que aportación.

Pero desde el año pasado y tomando como referencia el dato de la aportación, el discurso del mandatario siempre se enfoca en decir que somos la segunda economía. En efecto la segunda en aportación por toda la industria, comercio, servicios y actividades del campo que se tienen instalados en el territorio, no por un buen paso en la economía.

Y con los datos del 2018 es posible entender, el punto.

El PIB creció en 2.7 y nos ubicamos en la posición número 15. Lo cual quiere decir que se registró un decrecimiento de 1.9 por ciento y bajamos 9 posiciones en el ranking nacional.

Efectivamente volvemos a ser la segunda entidad que más aporta, pero hasta en este indicador se nota una disminución  porque si en el 2017 se aportaba el 9.0% para el año antepasado era el 8.8%. Se tuvo un decrecimiento del 0.2%.

En lo que toca a la aportación en las actividades primarias también bajó de 3.6 a 3.2; en las secundarias de 7.6 a 7.3 y en las terciarias de 10 a 9.9 por ciento.

En la variación porcentual anual que es el comportamiento sobre un crecimiento o decrecimiento también se observa que la economía mexiquense empezaba a hundirse y el punto al que se quiere llegar es más claro.

Las primarias decrecían del 2.2 y se iban hasta el -11%; las secundarias del 7.1 al 1.9% y las terciarias del 3.8 al 3.2%.

Así es claro que el discurso gubernamental no refleja la realidad por la que atraviesa la economía estatal y si los resultados anuales del PIB preocupan porque reflejan hasta el 2018, los datos previos que se han mostrado en el Indicador Trimestral de la Actividad Económica del 2019 son todavía peores.

El pasado será uno de los peores que se tenga registro en el corto tiempo.

Oficialmente se considera que existe recesión cuando la tasa de variación anual del PIB es negativa durante dos trimestres consecutivos, en el Estado de México ya van cuatro trimestres.

Entonces, cuando el discurso oficial insiste en decir que somos la segunda economía del país es una mentira y no hace más que evidente el hecho de que alguien en su equipo engaña al mandatario con cifras maquilladas.

O en su caso decir que somos la segunda entidad que más aporta al PIB, lo cual sería correcto pero tendrían a su favor que pocos entenderían lo que quieren decir.