Noviembre 15, 2019
Clima
14°c Máxima
9°c Mínima
Dólar
Compra 0.00
Venta 0.00
Euro
Compra 0.00
Venta 0.00

Desde las Alturas

IMPULSO/  Arturo Albíter Martínez

El modelo de arrendamiento que maneja la administración estatal, aunado a la baja inversión en obra, pone en jaque a varios sectores en la entidad.

Dato del Día. SHCP aumenta de nueva cuenta el estímulo fiscal a las gasolinas

Diversas organizaciones del sector empresarial han empezado a resentir el estilo que le ha dado la actual administración estatal a la forma de invertir los recursos del estado y es que ahora ya no hacen compras, han optado por el modelo de arrendamiento, prácticamente no se tienen obras importantes de infraestructura o han optado por comprar en otros estados.

Para ejemplo tres áreas que ya tienen serios problemas por esta forma de operar. Uno de ellos es el de los distribuidores de autos que desde hace varios meses tienen bajas en sus ventas y si bien es cierto que se lograron recuperar un poco antes de cerrar el año pasado, el panorama no es nada alentador para este 2019.

De acuerdo a la presidenta de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automóviles del Estado de México, María de los Ángeles Arriaga, la perspectiva de ventas para el cierre del presente año se contempla que disminuya hasta en un 4.5 por ciento, lo cual se debe a diversos factores.

Uno de los principales es que la venta de flotillas prácticamente desapareció, para empezar el gobierno federal dejó de hacer este tipo de compras, lo cual ha pegado en las finanzas del sector, pero por otro lado, la administración estatal ha hecho lo mismo, pues ahora ya no compran los vehículos que necesitan, ahora ya son arrendados.

Desde el año pasado, el gobierno estatal se ha dedicado a arrendar los vehículos, con eso se quita de comprar flotillas como en otro tiempo, pero al mismo tiempo es claro que ya no son dueños y el dinero que se ocupa se va al alquiler de las unidades.

En plan es que en un corto tiempo, el total de unidades que se ocupan para trabajar en gobierno ya sean arrendadas, lo cual afecta directamente a organizaciones como los distribuidores de autos, ya que las ventas a los diferentes niveles de gobierno eran importantes.

Luego viene otro sector que de igual forma empieza a resentir la falta de inversión de parte del gobierno estatal y es que si bien hasta el año pasado el proyecto del Aeropuerto Internacional que se construía en Texcoco le daba la oportunidad de salir adelante, ahora que se canceló escasean los proyectos.

Y es que una de las causas principales tiene que ver con la poca inversión que el gobierno estatal le ha destinado a la construcción de obras de infraestructura, sólo se sabe de pequeños proyectos, pero hasta el momento no se tienen las grandes obras o al menos alguna; para el sector de los materiales de construcción la situación es la misma y el proyecto en Santa Lucía no parece ser la respuesta que necesitan y esa es del orden federal.

Otra muestra clara y es un tema que se maneja desde el año pasado y que se mantendrá en las siguientes semanas es el de los papeleros. Ya se ha comentado en varias ocasiones que el gobierno estatal prefirió comprar a una empresa asentada en Puebla.

Y ya se comentó que a pesar de los esfuerzos de los papeleros el resultado ha sido infructuoso, todo parece indicar que este 2019 volverán a usar el mismo esquema que el año pasado, sin importar que haya quedado claro que compraron caro y los útiles escolares que les dieron son de pésima calidad.

Esto parece que es el inicio, porque el esquema de arrendamiento de la administración estatal no se ocupara sólo para el caso de los vehículos, va a pasar lo mismo con muebles, copiadoras y todo lo que se pueda.

HACIENDA SUBE DE NUEVA CUENTA ESTÍMULO A LA GASOLINA.

La semana pasada, el gobierno federal anunció que debido al incremento en el precio de los combustibles, tendría que recortar el pago que el consumidor hace del conocido IEPS o el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios.

Este impuesto no sólo se aplica a las gasolinas, pasa lo mismo con Alcohol, cerveza y tabacos. El IEPS que se paga en este momento es de 3.31 para la magna, 3,37 para la Premium y 4.01 para el diésel.

Debido a que la autoridad federal no ha podido controlar el mercado, hace unas semanas empezaron a aplicar el estímulo fiscal, luego de que Enrique Peña lo quitó y el actual gobierno hizo lo mismo.

Ahora mientras la semana pasada la Magna tenía un estímulo de 31.1, ahora será de 33.7%, lo cual quiere decir que no se pagará de impuesto 1.62 pesos.

En lo que toca a la Premium la semana pasada fue de 16.8 y para esta de 17.8% que son 72 centavos menos.

Para el Diesel, la semana pasada el estímulo fue de 23.8 y esta semana de 24.9%, lo cual quiere decir que es 1.31 pesos menos.

Cabe destacar que esta proporción no es la que va a bajar directamente en el precio final que encontramos en las gasolineras, ya que el mercado es libre.