Diciembre 3, 2021
Clima
10°c Máxima
2°c Mínima

COPARMEX

Por Claudia González Ruiz

Intermitencia en la desinformación

¿Cuáles son los retos que enfrentan las energías renovables en México? Es una pregunta que escucho constantemente en foros, congresos y particularmente entre el empresariado del sector solar fotovoltaico que es al que pertenezco.

Las respuestas que se dan no han variado mucho los últimos cuatro años: desconocimiento de la tecnología, los precios del mercado, el ya famoso “hombre panel” entre otros. Pero recientemente se han agregado a las respuestas comentarios como: La mala fama que el mismo gobierno le ha dado a las renovables, cambiando su nombre por el de “intermitentes”¿Por qué es una preocupación en un país que goza, por poner un ejemplo, de bastante recurso solar?

La iniciativa presentada por el Ejecutivo el pasado primero de octubre desencadeno una guerra de desinformación tanto por parte de los aliados de la actual administración como de los opositores haciendo tal ruido que ha superado el de los expertos, quienes son realmente las personas que deberíamos estar escuchado y siguiendo de cerca, sobre todo aquellos quienes son tomadores de decisiones y quienes tienen sobre sus hombros el peso de redefinir el rumbo energético del país.

No es una novedad que el sector energético [renovable] se encuentre en contracorriente a las propuestas del presidente, ya lo fuimos hace ocho años cuando en su momento Peña Nieto presentó una iniciativa de Reforma Energética que se centraba en hidrocarburos ¿En pleno siglo XXI cómo puede haber una Reforma Energética que no contemple a las energías renovables?

Consideró que uno de los mayores logros que hemos tenido como sector ha sido la Ley de Transición Energética, en su momento las malas lenguas decían que la acreditación de la Ley no era un acto de buena fe sino más bien la presión internacional que México tenía con su reciente participación y compromisos adquiridos en la COP 21 llevada a cabo en París apenas unos días antes de que la Ley fuera aprobada.

Haiga sido como haiga sido la ley puso sobre la política energética del país a las energías renovables, las cuáles se vieron impulsadas y promovidas para su aplicación en pequeña y gran escala. El sector solar fotovoltaico se vio beneficiado y comenzaron a surgir empresas desarrolladoras de proyectos para residencia, comercio e industria.

La iniciativa del presidente Andrés Manuel considera entre otros que CFE sea la encargada de producir y despachar el 56% de la energía que se genera en el país; la desaparición del régimen de autoabastecimiento y la desaparición de la Comisión Nacional de Hidrocarburos y la Comisión Reguladora de Energía; sumado con las constantes declaraciones del mandatario en contra de las renovables ya sea por la inversión privada o por la “intermitencia” ha provocado que en el sector y en los usuarios exista incertidumbre.

Si bien la misma secretaria de energía, Rocío Nahle, puso un tweet donde explicaba que la generación distribuida no se verá afectada, la realidad es otra.Puedo decir, como empresaria del sector que, aunque todavía no ha sido aprobada, la nueva reforma y todo el debate que hay a su alrededor ha tirado varios de los proyectos con los que contábamos para fin de año.

¡Híjole, señorita! Yo creo que mejor nos esperamos a ver qué pasa con lo de la reforma.

Proyectos que son el sustento y el pan de cada día de poco más de diez familias ¿Cuántas serán las que se vean afectadas con este, desde mi punto de vista, nuevo capricho del señor presidente?  Podemos hacer las cuentas rápidas, si buscamos en internet “paneles solares” nos arrojará cerca de cuarenta resultados, entre empresas formales y “hombres panel”, únicamente para la zona de Toluca.

Si consideramos que cada negocio de energía solar fotovoltaica es el sustento en promedio de unas cinco familias (como mínimo), realmente asusta que doscientos hogares se vean afectados con la cancelación de proyectos ante la incertidumbre del rumbo energético del país; sin contar claro, toda la cadena de valor de los sistemas fotovoltaicos ¿Cuántas serán en todo México?

Hoy más que nunca debemos imitar los modelos energéticos que contemplan las energías renovables, exigirla a nuestros gobernantes como parte de nuestro derecho a energía limpia, segura, modera y a bajo costo. Señor presidente, la intermitencia que debería preocupar no es la de las energías renovables, es la de las políticas públicas por las que tanto hemos luchado y que cada seis años se expone su continuidad con cada cambio de gobierno.