Septiembre 22, 2020
Clima
13°c Máxima
13°c Mínima
Dólar
Compra 0.00
Venta 0.00
Euro
Compra 0.00
Venta 0.00

Contrafilo

IMPULSO/ José García Segura

¿País incluyente?

La Constitución mexicana es la primera de su tipo en el mundo, pero también la que más reformas ha sufrido a lo largo de un siglo.

Nuestra Carta Magna registra 707 cambios o modificaciones. Por periodo presidencial fueron así:

Álvaro Obregón: 8, Plutarco Elías Calles: 18, Emilio Portes Gil: 2, Pascual Ortiz Rubio: 4, Abelardo l. Rodríguez: 22, Lázaro Cárdenas del Río: 15, Manuel Ávila Camacho: 18, Miguel Alemán Valdés: 20, Adolfo Ruiz Cortines: 2, Adolfo López Mateos: 11, Gustavo Díaz Ordaz: 19, Luis Echeverría Álvarez: 40, José López Portillo: 34, Miguel de la Madrid Hurtado: 66, Carlos Salinas de Gortari: 55, Ernesto Zedillo Ponce de León: 77, Vicente Fox Quesada: 31, Felipe de Jesús Calderón Hinojosa: 110 y, Enrique Peña Nieto: 155 más las que se acumulen durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador quien, sin duda, dará marco jurídico a la actuación de las fuerzas armadas, impulsará una nueva reforma educativa, modificará los artículos 19 y 22 y dará paso a la llamada democracia participativa; es decir, revocación de mandato a gobernadores, diputados, senadores y Presidente de la República.

La reforma constitucional para crear la Guardia Nacional, por ejemplo, está en marcha.

Entre las adecuaciones recientes destaca la reforma política de la Ciudad de México “con la que la capital se ubica a la par de los estados de la República y define funciones de esta sin limitar las prerrogativas de sus habitantes”.

La constitución vigente, alude a “la larga dictadura del general Porfirio Díaz” y a la forma en que ejerció el poder “cargado de favores para ciertos sectores afectos del régimen y de dura persecución para otros que no le eran partidarios”.

Destacaron en la lucha por revertir esa situación Francisco Villa, Venustiano Carranza, Álvaro Obregón, Emiliano Zapata…

De acuerdo con la historia, en el teatro Iturbide (hoy Teatro de la República) la tarde del 1 de diciembre de 1916, Venustiano Carranza puso a disposición de los diputados constituyentes el proyecto de reforma al texto de 1857.

“…Lo primero que debe hacer la constitución política de un pueblo es garantizar, de manera más amplia y completa posible, la libertad humana para evitar que el gobierno, a pretexto del orden o de la paz, motivos que siempre alegan los tiranos para justificar sus atentados, tenga alguna vez de limitar el derecho y no respetar su uso integro, atribuyéndose la facultad exclusiva de dirigir la iniciativa individual a la actividad social, esclavizando al hombre y a la sociedad bajo su voluntad omnipotente”.

A un siglo de distancia nos preguntamos si en México está garantizada esa libertad humana, si ya somos un país incluyente y, por ende, qué situación guardan las 68 culturas indígenas.

¿Vivimos en una sociedad de pleno derecho?

¿Terminó ya la corrupción o es que esa situación se resuelve con una lana?

Mail: [email protected]