Junio 6, 2020
Clima
16°c Máxima
16°c Mínima
Dólar
Compra 0.00
Venta 0.00
Euro
Compra 0.00
Venta 0.00

COMENTARIO A TIEMPO DESARROLLO CON JUSTICIA SOCIAL O NEOLIBERALISMO

Por Teodoro Rentería Arróyave

Para martes 7 de abril de 2020

Hemos escuchado, leído y releído el informe trimestral del presidente, Andrés Manuel López Obrador en el que manifiesta una seguridad de sacar adelante al país ante las vicisitudes que se han presentado, como se quiera, por el destino o por la naturaleza, pero que sus críticos, no se miden, es de culparlo de dichos flagelos.

A qué se debe esa confrontación con el gobierno de la Cuarta Transformación por parte de una parte del sector empresarial y de un grupo, muy bien definido de analistas, que desde luego comulgan con esa minoría, pero a la vez una élite poderosa por enriquecida.

La respuesta es muy simple, nos decidimos por un cambio radical o como bien lo dijo López Obrador, que los “conservadores” más acérrimos continúen  medrando “con el llamado modelo económico neoliberal que está, por cierto, en crisis en el mundo, al aplicar la política de privatizar ganancias y socializar pérdidas”,

En otras palabras: seguimos con el fracasado neoliberalismo, como lo aseguran los más conspicuos analistas del mundo, o damos el cambio hacía el  desarrollo con justicia, paz social, democracia y honestidad republicana.

Sí, en efecto, estamos en una emergencia por el Coronavirus, que no inventó México ni su gobierno, y que hasta ahora ha sido manejado adecuadamente desde el mismo momento en que el Jefe del Ejecutivo tomó la decisión que los especialistas dictaran las medidas sanitarias correspondientes.

En las redes sociales hemos leído algunos comentarios desaforados y hasta insultantes, de una soez nunca antes manifestada. Alguien o algunos deben de estar pagando estas campañas de desprestigio y también a los agoreros del desastre.

El presidente López Obrador informó que de inmediato tendrá una reunión con el sector empresarial para tomar medidas alicientes para la inversión, desde luego ya anunció su decisión de no aumentar impuestos y de no desbocar la deuda pública.

Habría que sumar la inversión pública y privada por 339 mil millones de pesos, los que se desprenden de otros programas en desarrollo que en conjunto crearán miles de empleos; además de todos los créditos sociales que se están implementando.

Resalta el reconocimiento a ese sector empresarial que respondió en forma positiva al Gobierno de no despedir a sus empleados en la emergencia y de diferir el pago bancario de sus créditos por seis meses.

Desde luego, dice López Obrador, algunos no comparten nuestra visión de desarrollo con justicia y democracia, pero a nadie engañamos y hay constancia de ello, de lo que estamos haciendo, lo que hemos propuesto, enarbolado, sostenido en forma pública y abierta desde hace años en la lucha diaria y en campañas políticas, también por lo que votaron millones de mexicanos.

Desde luego que compartimos su optimismo, cuando al recordar a Simón Bolívar, enfermo, casi derrotado y en medio de la desolación alguien le preguntó: ‘¿Y ahora qué va usted a hacer, general?’, y el libertador respondió con pasión: ‘Triunfar, triunfar’. El presidente Juárez, por su parte, decía: ‘aquel que no espera vencer, ya está vencido’.

En consecuencia, remató López Obrador: “No son tiempos para la depresión, sino para la entereza. Reiteró “la esperanza, no lo olvidemos, es una fuerza muy poderosa, es como el bien que, aunque no existiera, habría que inventarlo. No duden, triunfaremos para seguir siendo lo que es nuestro pueblo de México, digno y feliz, para seguir siendo libres, prósperos, fraternos, humanos.

Así lo deseamos y lo esperamos. ¿Desarrollo con justicia social o neoliberalismo? Esa es la disyuntiva. Nos quedamos con la primera.