Junio 6, 2020
Clima
16°c Máxima
16°c Mínima
Dólar
Compra 0.00
Venta 0.00
Euro
Compra 0.00
Venta 0.00

COMENTARIO A TIEMPO CURARSE EN SALUD Y PLAGIO

Por Teodoro Rentería Arróyave

Para miércoles 20 de mayo de 2020

Escribir un libro de más de 500 páginas, aunque seas un erudito, cuando menos necesitas, a veces hasta años para lograrlo; desde concebir la idea, planearlo, pergeñarlo, corregirlo, una y otra vez, y finalmente editarlo.

Pues sí, nos encontramos ante una proeza de Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, quien en 5 meses logró publicar su última obra bibliográfica titulada: “Difíciles Decisiones”, al menos que cuente con toda una redacción a su servicio para lograrlo.

No es difícil deducirlo, el 10 de diciembre del año próximo pasado, fue detenido y encarcelado por autoridades de Estados Unidos, Genaro García Luna, su exsecretario de Seguridad Pública, es decir miembro distinguido y el más consentido de su gabinete legal, 2006-2012.

Había que defenderse de lo que se le puede venir encima ¿Será el temor de que puede abrir la boca su antiguo y fiel colaborador? Desde el título del libraco  comete toda clase de errores el  ex huésped de Los Pinos.

Lo titula: “Decisiones Difíciles”, un vil plagio del libro de Hillary Clinton, “Hard Choices” que traducido al español, es lo mismo: Difíciles Decisiones.

También la llamada ex primera dama, Margarita Ester Zavala Gómez del Campo, publicó un libro con el título: “Mi Historia”; la esposa del presidente  Bill Clinton, ya había puesto en circulación su libro, que traducido al español, es los mismo, “Historia Viva”.

No es nuestro propósito aburrirlos con el análisis de las más de 500 páginas del mamotreto de marras.

Presentado en forma virtual por la contingencia, pero sobre todo por la urgencia, son de destacarse dos temas: el fraude electoral de 2006 y el más grave, el juicio próximo a Genaro García Luna.

En el primero, con gran desfachatez asegura que no hubo ningún fraude electoral en las elecciones de 2006, al asegurar que Andrés Manuel López Obrador supo, desde la noche del 2 de julio, que las tendencias no le favorecían, cuando todos los mexicanos que vivimos el disque recuento de la madrugada, fuimos testigos como el órgano electoral cambió las tendencias para darle un triunfo de sólo .062 por ciento, algo así como 243 mil 934 votos en un universo de cerca de 42 millones de electores. “Haiga sido como Haiga sido”.

En el otro tema, igual de controvertido, el colega, Leonardo Curzio, en entrevista-presentación del libro, cuestionó al autor de por qué nombró a García Luna como Secretario de Seguridad Pública y, ya en su Gobierno si estaba enterado de los ilícitos de su Secretario consentido.

Las contestaciones desnudan a Calderón Hinojosa, aunque infructuosamente trate de curarse en salud. Primero dice que no conocía a García Luna, y lo nombró por la fama pública que poseía, es decir, la culpable de tal desacierto es la sociedad mexicana.

La otra respuesta sobre sí estaba enterado de los ilícitos de su Secretario preferido, sin rubor alguno contestó: sólo eran “rumores” las actividades ilícitas de Genaro García Luna, pero nadie presentó ninguna evidencia. ¡Qué descaro! Ni siquiera tuvo la atingencia de abrir una investigación. Cómo dicen los mexicanos ¡Me doy!