Abril 6, 2020
Clima
29°c Máxima
22°c Mínima
Dólar
Compra 0.00
Venta 0.00
Euro
Compra 0.00
Venta 0.00

COMENTARIO A TIEMPO AGRADECIMIENTO Y ACLARACIÓN (IV)

Por Teodoro Rentería Arróyave

Para martes 25 de febrero de 2020

Al colectivo de Periodistas del Estado de México, COPEMEX; que merecidamente recibió el Premio “Humaniza 2019” que otorga la Comisión  de Derechos Humanos del Estado de México, CODHEM, en base al trabajo, a la unidad y a la defensa de los comunicadores y constancia en en el impulso de mejores condiciones para ejercer el periodismo en esa entidad. El Ombudsman Jorge Olvera Correa, explicó que este premio tiene le objetivo de reconocer a las personas que de forma individual o colectiva han asumido la tarea de protección, difusión y socialización de los derechos humanos. Felicidades y reconocimiento a los colegas mexiquenses.

CUARTA PARTE

Continuamos con la serie sobre el Sismo de 85 y el Instituto Mexicano de la Radio, IMER. Ya reiniciado el vuelo, sigue la narrativa: Acostumbrados como estábamos los capitalinos a los sismos, no le dimos importancia, pero desde luego si quiero decirte, Borbolla, que me impresionó que los arbotantes de la terminal aérea sobre todo porque a esa hora del sol todavía no estaba en su máximo esplendor se movían como péndulos al revés. Desde la cabina el capitán nos avisó que se había presentado un temblor en la ciudad de México, pero que no había problema, sólo se habían provocado algunas pequeñas fisuras en el edificio del aeropuerto. La nave nuevamente taxeó, sé que colocó en pista e iniciamos el vuelo. Algo me impresionó desde la altura: la ciudad de México estaba cubierta de una densa bruma; después me enteré de que era el polvo que había provocado la caída de numerosos inmuebles. El capitán de la nave no lo quiso decir, así son estos héroes anónimos, pero su destreza nos salvó de ser víctimas de un desastre. Apenas llegados al aeropuerto de Hermosillo, nos recibió el señor Rector -omito el nombre- con esta terrible frase: “¿Que están haciendo aquí? La ciudad de México sufrió el peor terremoto de la historia, han desaparecido miles de zonas, hay muchos muertos, muchos heridos”.

Teodoro guardó la calma y le pidió al Rector que fueran directamente a las instalaciones de la Universidad Autónoma de Sonora, UAS, y se bajara la señal de las televisoras y del IMER:

La situación fue más dramática cuando vimos que la señal de Televisa estaba fuera del aire, e IMEVISIÖN daba cuenta de la tragedia en las instalaciones de Televisa y describía que, fundamentalmente, el centro de la ciudad era la zona más afectada por el terremoto. Todas las comunicaciones telefónicas estaban caídas, por lo que el IMER circunscribía su alcance a la ciudad de México, y más allá, sólo a través de sus radiodifusoras de onda corta Radio México Internacional.

No había forma de comunicarnos a la ciudad de México; no obstante decidí que siguiera adelante el programa de la UAS, y se realizó la ceremonia de inauguración. En la foto de la misma quedaron impresos los rostros de angustia de los que habíamos viajado hasta Hermosillo.

Como parte del programa visitamos al gobernador de la entidad, ingeniero Rodolfo Félix Valdés -había sido excelente secretario de Comunicaciones y Transportes-, quien nos recibió en Palacio de Gobierno. A él le pedimos que nos regresara de inmediato a la ciudad de México en una aeronave del gobierno, pero me explicó que no disponía de ninguna. También le pedí que en la primera comunicación telefónica o de otra índole que fuera posible establecer, nos permitiera llamar a nuestro centro de trabajo. Cuando iniciamos los alimentos en un restaurante chino, como estaba programado, nos avisaron que había una línea a México. Salimos corriendo hasta Palacio de Gobierno y ahí pudimos comunicarnos por teletipo con la agencia NOTIMEX. Es una lástima que no recuerdo el nombre del colega que nos atendió. Primero nos informó que el edificio del IMER se había derrumbado en su totalidad y luego nos dijo que los familiares de quienes habíamos viajado estaban bien