Julio 2, 2022
Clima
20°c Máxima
20°c Mínima

COMENTARIO A TIEMPO

LA UNIDAD DE LA FAPERMEX Y EL CONALIPE (IV)

Por Teodoro Rentería Arróyave

Para jueves 19 de mayo de 2022

Cabe en nuestra serie DE LOS PERIODISTAS A LA SOCIEDAD (IV)

CUARTA PARTE

En una sesión conjunta virtual, como ordenan aún las reglas sanitarias, que hará historia, de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, y del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE, celebramos en forma solemne el XX aniversario de la fundación de nuestra organización gremial nacional.

En primera convocatoria se declaró el quórum legal de ambas organizaciones y la sesión conjunta de Consejos se prolongó por cinco horas, mediante la cual se renovó la imprescindible unidad del gremio, la lucha sin desmayo por la integridad física de los comunicadores, la seguridad social del gremio y la profesionalización de los comunicadores para mejor servir a la sociedad, que es nuestro cometido primario.

El presidente de la FAPERMEX, Juan Ramón Negrete Jiménez, dejará escrita una página histórica difícil de igualar, haber enfrentado al igual que su dirigencia con toda dignidad, valentía y sin desesperanza al flagelo del siglo XXI, el COVID-19, no obstante que más de una docena de los miembros de su Consejo Directivo fueron víctimas mortales del terrible fenómeno natural.

Sendos homenajes de vida fueron rendidos a dos destacados colegas que ya moran en el éter eterno: el oaxaqueño, Felipe Sánchez Jiménez y el colimense, Roberto Manuel Guzmán Benítez.

Felipe procede de la estirpe de la pobreza extrema que supo enfrentar para convertirse en uno de los más prestigiados, respetados y reconocidos periodistas no sólo de Oaxaca sino de México, por su actuar valiente, por sus análisis periodísticos y por su indiscutible liderazgo gremial.

Fue, con su organización, Asociación de Periodistas de Oaxaca, APO, fundador de la FAPERMEX, apoyó la creación del Premio México de Periodismo “Ricardo Flores Magón”, e impulsó la estatua del “mártir por antonomasia del periodismo mexicano”, como lo hemos calificado con la estatua que lo simboliza de su coterráneo, el laureado escultor, Tiburcio Ortiz.   

En el homenaje que se le rindió, además de sus congéneres Alejandro López y Javier Hernández, intervinieron sus hijos, María de la Luz y Felipe quienes continuarán con la columna que les heredara su señor padre “Escaparate Político”.   

Roberto fue un universitario de estirpe, además de catedrático ocupó la Dirección de Comunicación Social de la muy prestigiada Universidad de Colima, a él se debe la edición del libro de la Federación Latinoamericana de Periodistas: “FELAP Treinta años de Principios”, exacto, en su XXX aniversario de su fundación en las ciudades de México y Cuernavaca.

Fue también un luchador gremial, sin embargo, su huella intelectual la dejó en los centenares de estudiantes que asistieron y asimilaron sus enseñanzas.

Se ocuparon los puestos que dejaron los compañeros que ya moran en éter eterno y se aprobaron las reglas para un próximo Coloquio, así como el Congreso y Asamblea nacionales electorales para la renovación de la Consejo Directivo y Comité de Vigilancia, Honor y Justicia de la FAPERMEX. DE LOS PERIODISTAS A LA SOCIEDAD CONTINUARA.