Mayo 20, 2019
Clima
19°c Máxima
12°c Mínima
Dólar
Compra 0.00
Venta 0.00
Euro
Compra 0.00
Venta 0.00

Comentario a Tiempo

IMPULSO/Teodoro Rentería Arróyave

Los Peligros del Periodista

El atentado a balazos cometido por un solitario sicario en la plaza central de la ciudad de Cuernavaca, capital del estado de Morelos, con saldo de dos empresarios-líderes de comerciantes muertos y 3 lesionados: un colega videoreportero y dos civiles, comprueba una vez más, los peligros a que se enfrentan los periodistas por el sólo hecho de cumplir con su deber.

En las dos últimas entregas abordabamos este mismo tema lacerante que nos ubica en la realidad de cientos de atentados contra las libertades de prensa y expresión en México, con una lista más que procupante de colegas caidos o víctimas de desparición forzada. Y todo por la denunciada impunidad prevaleciente.

Como lo informaron con toda oportunidad Radio Capital Morelos y la agencia Quadratín, los colegas reporteros locales, valientes a carta cabal, en medio del caos y el pánico por la balacera de este miércoles en el centro de Cuernavaca cuando atendían sendas conferencia de prensa, no se inmutaron, hicieron frente a los acontecimientos, hasta en forma suicida, por la cobertura de los sucesos que han consternado a toda la entidad y que se replicaron en medios nacionales e internacionales.

El videoreportero René Pérez Argüello resultó herido, trasladado a un nosocomio cercano, le fue extraída la esquilarla y afortunadamente esta fuera de peligro al igual que los otros dos civiles heridos.

Según los reporteros que fueron convocados a una conferencia de prensa, por las ahora víctimas fatales: el empresario y líder de la Confederación de Trabajadores de México, CTM, de Morelos, Jesús García Rodríguez, y por el líder de los comerciantes, Roberto Castrejón Jr., mientras un grupo de sus agremiados realizaba un bloqueo en la esquina de las calles Galeana y Gutenberg en pleno centro de la capital morelense.

Cabe recordar que el hoy fallecido Jesús García Rodríguez, fue padre del que fuera presidente de la Feria de Cuernavaca, Juan Manuel García Bejarano, quien en plena cabalgata en el mismo centro de Cuernavaca fue asesinado por otro sicario solitario el 6 de abril de 2017. García Rodríguez, en la conferencia de hoy, había exigido la renuncia de la secretaria de Trabajo y Economía, Cecilia Rodríguez González.

Además, en la misma plaza a pocos metros, el secretario de Desarrollo Social, el exárbitro profesional de fútbol Gilberto Alcalá Pineda, ofrecía una entrevista sobre las gestiones que realiza el gobierno del estado para reordenar el comercio ambulante, cuando comenzó la balacera.

Un sicario solitario de nombre Maximiliano Hernández Muños, quien fue detenido cuando trataba de huir con el arma ya sin balas, disparó contra los líderes sin importar la presencia de los periodistas, comerciantes y demás viandantes.

Aún con vida los líderes fueron trasladados al mismo Hospital General José G. Parres, donde fallecieron.

El gobierno de la 4ta. Transformación, por la que votaron más de 30 millones de mexicanos, tiene que implementar medidas urgentes y efectivas para contrarrestar la vergonzante impunidad, imperante desde cuando menos, tres décadas.

No es admisible que se sigan cegando vidas de mexicanos, y entre ellas la de periodistas que sólo están cumpliendo con su deber de informar, aunque se diga que a esto estamos expuesto o que son los peligros del periodista.