Julio 6, 2020
Clima
11°c Máxima
11°c Mínima
Dólar
Compra 0.00
Venta 0.00
Euro
Compra 0.00
Venta 0.00

Columna Horizonte Mexiquense

Por Luis Miguel Loaiza

En Ecatepec Morena se divide y el PRI se relame

Si algo ha destacado a Morena y sus nuevos gobiernos es la desunión, los golpes bajos y la fuga de información presuntamente discrecional en muchos municipios, pero el caso más evidente es Ecatepec de Morelos sonde gobierna Morena y donde está también muy dividido el actual cabildo.

Aunque no son mayoría, cinco ediles han decidido jugar un juego que apuesta a la división y a evitar que el alcalde Fernando Vilchis aspire a otro puesto de elección popular o a la misma reelección en el caso de que los cambios o adecuaciones a las reglas internas de Morena lo permitan.

Fernando Vilchis, nacido en el perredismo y concretamente dentro de la Unión Popular Revolucionaria Emiliano Zapata (UPREZ), creció de la mano de su tío y padrino político Germán Rufino Contreras, ex diputado y líder de una de las organizaciones más contestatarias en la historia de Ecatepec, tuvo su fuerza máxima en los albores de los años 90´S cuando gobernaba José Alfredo Torres Martínez y con la llegada del fenómeno Cuauhtémoc Cárdenas en 1997, Germán Rufino logró la diputación en la primera arrastrada política que recibió el poderoso PRI hasta entonces.

Vilchis Contreras en su camino de gestión lideró grupos de taxis tolerados, asociaciones de recolectores de basura y asociaciones civiles, siempre de la mano de su tío. A la llegada de Morena, fue uno de los primeros en cambiar de estafeta y se encargó de realizar un trabajo político y de acercamiento con el grupo de Texcoco cuyo líder es Higinio Martínez Miranda, cuando el efecto  AMLO le dio el triunfo a prácticamente todos los candidatos mexiquenses y arribó al poder, de inmediato marcó su línea de acción apegándose a la entonces líder nacional Yeidkol Polewski e inició el desmarcaje de su tío y de otro de sus familiares: Fredy Corzo.

Luis Fernando Vilchis tuvo que remar contra corriente para lograr su nombramiento, primero como coordinador de campaña en Ecatepec y luego como candidato en medio de una guerra sucia y fuego amigo, pero el poder de negociación que le ha distinguido podría estar en peligro ante el acoso político de dos de los tres síndicos y tres regidores que han ventilado lo que presuntamente son malos manejos de la administración pública.

En esa guerra, de papel, por cierto, ambos bandos se han encargado de denostar las acciones de sus rivales y evidenciar la ruptura interna del cabildo. El síndico Daniel Sibaja, asociado del grupo de Marcelo Ebrard; la síndico Lorena Salas Lemus, allegada muy cercana al grupo de su medio hermano Alfredo Corzo, líder en la zona de Tecámac y Acolman; la regidora Azucena Cerrillo Vázquez, supuestamente de las allegadas al propio alcalde, el regidor  León Felipe Riovalle Salazar, de la familia que ha vivido del erario municipal desde diferentes partidos y Miguel Ángel Juárez Franco, del grupo de José Luis Gutiérrez Cureño, han entablado una guerra contra el ayuntamiento señalando, inclusive al resto de regidores de ser levantadedos de las decisiones del alcalde, inclusive los priistas y panistas.

En esta guerrita los unos acusan de malversar fondos y de no atender la contingencia como es debido y los otros de que el grupo de ediles buscan no perder canonjías y seguir manteniendo una plantilla de asesores que le cuestan a Ecatepec casi 14 millones de pesos al año.

Los que sí están muy contentos son los priistas pues ven que con esta situación y una posible alianza con el resto de partidos, podrían desbancar a Morena que tendría su debut y despedida.

La última palabra la tendría el OSFEM o sea, nada que hacer para investigar a los unos y los otros, pero la única diferencia es que el alcalde Fernando Vilchis pidió por escrito se realice un arqueo de sus finanzas, no lo acostumbro, pero esta historia continuará