Octubre 28, 2021
Clima
13°c Máxima
7°c Mínima

Ciudades mercancía influyen en el deterioro ambiental

Alertó el investigador de El Colegio Mexiquense, Alfonso Iracheta Cenecorta, al puntualizar que en dicho contexto el estado de Derecho se diluye.

Guadalupe Rosas Suárez

Es preocupante observar cómo las ciudades se deterioran y se convierten en mercancías que influyen en el crítico deterioro ambiental que enfrenta la humanidad; mientras el estado de Derecho se diluye; lo delicado es que “ni los gobiernos, en su mayoría, ni los mercados, toman nota del significado de las consecuencias de este proceso”, alertó el investigador de El Colegio Mexiquense, Alfonso Iracheta Cenecorta.

Como parte de las actividades de la 12ª Feria del Libro de las Ciencias Sociales y Humanidades, que organiza El Colegio Mexiquense, fue presentado el libro: “Otra Ciudad es posible”, de Alfonso Iracheta, editado por la Fundación Friedrich Ebert – México; mismo que fue comentado por el doctor Gerardo I. Ardila Calderón, investigador de la Universidad Nacional de Colombia y moderado por la doctora Carolina Pedrotti Bruno.

En esta obra, se brinda un enfoque de la transformación social-ecológica, donde se explica que la crisis sistémica, es decir, el hundimiento del sistema como consecuencia de una reacción en cadena de consecuencias negativas, es la expresión de modelos de desarrollo insostenibles que generan costos, cada vez más crecientes en el ámbito social y económico, principalmente en lo ambiental.

  • Las desigualdades han llevado a la crisis de la justicia social

Iracheta Cenecorta explicó que en la investigación se hace énfasis en el agravamiento de las desigualdades que han llevado a la crisis de la justicia social, pues a pesar del crecimiento del Producto Interno Bruto, el ingreso de las regiones más ricas frente a las más pobres, ha sido en proporción de 18 a 1.

Otro de los aspectos preocupantes es la movilidad, ya que todas las ciudades enfrentan una situación crítica por la ausencia de una propuesta basada en el transporte público de calidad, en la recuperación de banquetas y senderos para que la gente camine. “Si no acercamos los usos del suelo a la gente, difícilmente podemos hablar de una transformación social y ecológica”, destacó.

Lo anterior, dijo que impone desafíos políticos en vías de la disminución en la desigualdad, el impacto ambiental de la huella urbana o los fenómenos de migración, pues existen limitaciones desde el ámbito de los gobiernos locales al enfrentar una crisis de planificación y por carencia de infraestructura.

Ardila Calderón detalló que en “Otra Ciudad es Posible”, el autor propone un Estado más democrático para una gobernanza territorial, con menor verticalidad y autoritarismo en la toma de decisiones, a través de la cual, los gobiernos, ciudadanos y organizaciones participen en la creación de condiciones para el desarrollo de una nueva agenda urbana.

De igual forma, indicó que destaca la importancia de reconocer a la ciudad como fuente de mitigación y de adaptación ambiental, a partir de la relevancia del transporte, los cambios de uso de suelo, el consumo de energía, así como el valor de la tecnología y redes sociales para consolidar el tejido social urbano.