Septiembre 18, 2021
Clima
19°c Máxima
11°c Mínima

ANANDA

Pandemials, la generación obligada a rehacerse

Por Patricia Fuentes Hurtado

El colapso sanitario derivado de la pandemia por Covid-19 ha traído consigo muchas y variadas crisis: pérdidas laborales, duelos suspendidos, cese de relaciones afectivas, violencia intrafamiliar y alteraciones emocionales. Lo sufrimos todos, pero  los niños, adolescentes y jóvenes con una decodificación peculiar que a la postre pasará la factura en sus vidas. A ellos, hoy se les denomina pandemials.

Desconozco quien acuñó el concepto; lo conocí por Mayte Rius, periodista del diario barcelonés La Vanguardia. Pandemials tiene un perfecto ajuste auditivo con millennials y centennials, las generaciones jóvenesa las que les ha tocado vivir este  maremoto de cambios y que, desde ya, están obligadas a buscar una filosofía de vida para adaptarse a una realidad inédita.

La categoría abarca a los treintañeros y nativos digitales que hoy salen de las aulas para insertarse al campo laboral. Ahí también figuranlos niños de 0 a 5 años quienes anularon sus rutinas lúdicas. Asimismo, los adolescentes que cercenaron todo contacto con el exterior en una etapa donde la interacción social y los amigos son vitales para su formación.

Mi realidad me ha llevado a pulsar el comportamiento en niños y adolescentes: la educación en línea, el ocio digital, las videollamadas, los encuentros virtuales, incluso un lenguaje totalmente modificado. Su día a día es la hiperconectividad a los dispositivos electrónicos porque son la única ventana al exterior.

Todo es válido si lo que se privilegia es la salud, pero ya han transcurrido 18 meses desde aquel 16 de marzo de 2020, cuando la SEP publicó en el Diario Oficial de la Federación el acuerdo para suspender las clases presenciales. Hoy el aislamiento ya es poco soportable y sin duda, les ha causado mella.

La pantalla con fines didácticos, es inviable para esa edad; vivir adivinando los gestos faciales o con episodios recurrentes de que “todo tiempo pasado era felicidad”, no es sano.

Por su parte, los centennials o generación Z, como se conoce a los nacidos entre 1996 y 2010, también volcaron su vida al mundo virtual, dejando sus planes en el aire. Los modos de relacionarse (con empatía y calidez), así como avizorar un futuro próspero con esquemas convencionales, sin duda han cambiado.

Los bebés que nacieron en plena contingencia, también son pandemials. Ellos encontrarán la referencia de un antes y después del 2020, año en el que se sacudió el orbe entero.

Todos, sin excepción estamos tomando los retazos para reedificarnos, pero ellos, nuestros pandemials, necesitan con urgencia darle voz a sus emociones. Seamos sensibles para ayudarles a reconectar al interior de sus familias, así como allegarles un andamiaje espiritual que despeje dudas y miedos. Iniciar un modelo híbrido escolar, con todos los riesgos sanitarios que aún prevalecen, será bueno no solo para recuperarse del rezago educativo, sino principalmente recomponer el aspecto socioemocional.

Mail: [email protected]